El Papa vuelve a exigir paz para las Molucas

En el conflicto entre cristianos y musulmanes han muerto 4.000 personas

| 415 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 9 agosto (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha vuelto a pedir paz para las Molucas, archipiélago de Indonesia, al intervenir esta mañana en la audiencia general ante unos 20 mil peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano.



«Una vez más, siento la necesidad de invitaros a rezar para que terminan las violencias que están turbando profundamente en Indonesia el archipiélago de las Molucas», dijo el Papa.

La ola de violencia agudizada tras la llegada de fundamentalistas islámicos, se ha hecho particularmente grave entre finales de julio e inicios de agosto. Las últimas víctimas señaladas han sido 29 habitantes de una aldea cristiana de Waai, refugiados en la jungla y en las laderas de las montañas. Han muerto a causa del hambre o de las heridas provocadas por el asalto organizado por los integristas islámicos contra su pueblo la semana pasada. Se desconoce la suerte de otros dos mil habitantes de Waai que probablemente siguen escondidos en la jungla. Desde enero de 1999, el número total de víctimas en las Molucas es de cuatro mil muertos. Los últimos incidentes se deben, en buena parte, a la llegada de miles de miembros de un grupo islámico armado, Laskar Jihad, o Fuerza para la Guerra Santa.

«Mientras confiamos a la misericordia divina las numerosísimas víctimas de la tragedia --afirmó el Santo Padre esta mañana--, queremos hacer llegar un pensamiento de intensa cercanía espiritual a cuantos sufren por la muerte de sus seres queridos, la privación de los bienes necesarios para la subsistencia y la destrucción de los lugares de culto. Muchos de ellos han sido obligados a dejar la tierra en la que vivían y en la que tienen el derecho a vivir en dignidad y seguridad».

«Supliquemos con fe al Señor para que, una vez restablecido el orden, se restablezca cuanto antes la armonía que en el pasado existía para que cristianos y musulmanes logren convivir en paz --concluyó--. Que la Virgen Santa, Madre de los que sufren, sostenga nuestras peticiones con su potente intercesión».

Según informaciones procedentes de Yakarta ofrecidas por «Radio Vaticano», las Naciones Unidas se han declarado dispuestas a tratar de resolver el conflicto entre cristianos y musulmanes de las Molucas. La intervención había sido solicitada por la Comisión nacional indonesia para los derechos humanos. Es la primera vez que un organismo estatal indonesio se expresa a favor de una misión de imposición de paz en la región. La Fuerza de la ONU debería estar compuesta por policías civiles, procedentes preferencialmente de países del sudeste asiático. Un portavoz de la Comisión para los derechos humanos ha aclarado que se ha pedido la intervención --solicitada desde hace tiempo por la comunidad internacional-- ante el fracaso del gobierno de Yakarta a la hora de detener el baño de sangre en el archipiélago. La ONU ha situado en Ambon, capital de las Molucas, una base para ayudar a las organizaciones locales e internacionales que trabajan en la zona en la asistencia de unos 300 mil refugiados. El portavoz de la ONU, Farhan Haq, ha explicado que los Cascos Azules sólo pueden ser enviados a la región si lo pide el gobierno indonesio, pero hasta ahora Yakarta había excluido toda intervención de fuerzas internacionales.