El Parlamento de Polonia dedica el 2001 al cardenal Wyszynski

El «primado del milenio» murió hace veinte años

| 1548 hits

VARSOVIA, 2 febrero 2001 (ZENIT.org).- El Parlamento de la República de Polonia ha dedicado el año 2001 al «primado del milenio», el cardenal Stefan Wyszynski, figura clave de la Iglesia católica en tiempos del régimen comunista.



Al hacer el reconocimiento oficial, el Parlamento ha repetido las palabras que le dirigió al cardenal el 23 de octubre de 1978 Karol Wojtyla recién elegido sucesor de Pedro: «No habría habido un Papa polaco en la cátedra de Pedro sin tu fe que no retrocedía ante la prisión y los sufrimientos, sin tu heroica esperanza, sin tu confianza infinita en la Madre de la Iglesia, sin Jasna Gora y todo el periodo de la historia de la Iglesia en nuestra patria, unido a tu servicio episcopal y primado».

El cardenal Jozef Glemp, actual primado de Polonia, ha escrito un mensaje en el que subraya la relación entre el Jubileo y la herencia de su gran predecesor, que murió el 28 de mayo de 1981.

Fue Wyszynski quien profetizó, al saludar al recién elegido Papa, que conduciría la barca de Pedro al tercer milenio, palabras que han quedado marcadas en el subconsciente de Juan Pablo II y que han guiado su pontificado.

El cardenal Glemp recuerda en su mensaje que, en los tiempos difíciles de persecución, «el primado Wyszynski dijo que había depositado todo en María, Madre de Cristo. Deseaba una Polonia fuerte en la fe, fuerte moralmente, fundada en la justicia y el orden social, consciente de su identidad cristiana, histórica y cultural».

Al recordar la figura del «primado del milenio», el cardenal Glemp ha destacado su «respeto por la persona humana, fruto de viva fe y de cultura cristiana».

Si este respeto se diera, ha añadido, «no existiría en la actualidad una cultura de la muerte y de la violencia tan fuerte. No habría tantos jóvenes desorientados en busca de alcohol y estupefacientes. No existiría la eutanasia y el abandono de personas ancianas, enfermas o con minusvalía».