El Patriarca maronita a los cristianos palestinos: No vendan sus tierras

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 473 hits

El patriarca de Antioquía de los Maronitas, Bechara Boutros Rai ha invitado a los cristianos árabes palestinos a no vender sus tierras y a no emigrar de Tierra Santa. Lo hizo durante la Misa que celebró ayer, martes 27 de mayo, en la parroquia católica de Nuestra Señora de Fátima en Beit Sahour, cerca de Belén.

El patriarca ha prolongado su estancia en Palestina e Israel tras participar en algunos de los momentos más destacados de la peregrinación del papa Francisco, que ha tenido lugar del 24 al 26 de mayo.

“Permaneced en vuestras tierras, y nos enfrentaremos juntos a los desafíos”, ha dicho el Patriarca instando a todos a no vender sus tierras y preservar “esta preciosa herencia, a costa de sacrificios”, informó la agencia Fides.

El domingo 25 de mayo el Patriarca Rai se reunió con el presidente palestino, Mahmoud Abbas, quien en el palacio presidencial de Ramallah, le ha conferido la “Estrella de Jerusalén” (el más alto honor otorgado por la Autoridad palestina) “por el coraje de su visita en Tierra Santa”, indica un comunicado emitido por la representación palestina en el Líbano.

“Quién no quiere la paz en Palestina”, ha dicho el Patriarca Rai con motivo de su reunión con el presidente del Estado Palestino, “no quiere la paz en Oriente Medio”.  Rai es el primer jefe religioso libanés en entrar en Israel desde 1948, año de creación del Estado hebreo.

Explica la agencia Fides en su nota que "en Líbano se han expresado críticas a la decisión del Patriarca de hacer su entrada en un país con el que nunca se ha llegado a firmar un acuerdo de paz después de los conflictos de las últimas décadas". Por su parte, el patriarca ha defendido las razones de su elección, diciendo que quería visitar la Tierra Santa como la región donde están las raíces del cristianismo. El Patriarca --que ha recibido de las autoridades civiles libanesas la documentación necesaria para poder viajar-- ya ha visitado la parroquia maronita de Jaffa, el monasterio de Latrun en Jerusalén Este y, hasta el final de la semana en curso, se reunirá con las comunidades libanesas en Galilea.