El patriarca maronita de la paz en el Líbano renuncia a 90 años

Carta del Papa para agradecerle una vida al servicio de la Iglesia

| 1520 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 27 de febrero de 2011 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha reconocido la contribución a la paz en el Líbano del cardenal Nasrallah Pierre Sfeir, patriarca de Antioquía de los Maronitas, en una carta escrita al aceptar su renuncia a los 90 años.

La misiva recuerda también la culminación de las celebraciones de los mil seiscientos años del fallecimiento de san Marón, el monje anacoreta sirio, fundador del famoso monasterio que dio origen a la Iglesia maronita de rito oriental, que siempre ha estado en comunión con la Santa Sede.

"Usted ha decidido renunciar como patriarca de Antioquía de los Maronitas en esta circunstancia muy particular. Ahora acepto su decisión libre y generosa, que es una manifestación de gran humildad y profundo desapego", afirma el Papa en la misiva publicada y firmada el mismo 26 de febrero, un hecho poco común en los documentos pontificios.

Recordando su vida de servicio a la Iglesia, el Papa constata que Su Beatitud Nasrallah Pierre Sfeir comenzó su ministerio de patriarca de Antioquía de los Maronitas, en 1986, "en la tormenta de la guerra que ensangrentó el Líbano durante demasiado tiempo".

"Con el ardiente deseo de paz para su país ha guiado a esta Iglesia y ha recorrido el mundo para consular a su pueblo obligado a emigrar. Por último, la paz ha regresado, siempre frágil, pero siempre actual", constata la misiva pontificia.

Tras haber sido vicario de los dos patriarcas precedentes, el patriarca Sfeir se convirtió en la voz más poderosa a favor de la paz durante la guerra civil libanesa (1975-1990), así como de la justicia social y los más necesitados.