El potencial de la fragilidad humana para mejorar Europa

Se destacará durante un seminario en el Parlamento Europeo en octubre

| 1138 hits

BRUSELAS, miércoles 24 de agosto de 2011 (ZENIT.org).- Con la convicción de que reconocer el sentido de la fragilidad humana en la sociedad europea contemporánea puede ayudar a contrastar “las ideologías anti-humanistas que han marcado, durante estos tres últimos siglos, dramáticamente la historia del continente europeo”, la Federación Europea de Asociaciones Médicas Católicas ha organizado una jornada de coloquio titulada Sentido o sin-sentido de la fragilidad humana en la sociedad europea contemporánea”.

El seminario se celebrará en la sede del Parlamento Europeo, en Bruselas el próximo 21 de octubre bajo el patrocinio del presidente y de los máximos responsables de salud pública y de empleo y asuntos sociales del Parlamento Europeo.

La fragilidad humana ha desempeñado una “función crucial” desde hace muchísimos años “en el surgimiento de la inteligencia social, de la creatividad y de las capacidades sociocognitivas y espirituales del hombre”, señalan los organizadores en un documento de presentación del coloquio.

“La exigencia de asumir jurídica y políticamente la vulnerabilidad humana, de forma no sólo negativa, requiere, en efecto, que se la piense y traduzca de nuevo, de forma pragmática, en políticas realistas pero también innovadoras, añaden.

En su opinión, el envejecimiento y el aumento de la prevalencia de la situación de disminución y de la duración de la vida de las personas, junto con el desarrollo científico, tecnológico y cultural de los países occidentales, plantean el desafío económico de la financiación y más ampliamente del acompañamiento y el desarrollo personal y social de las personas mayores, enfermas o disminuidas.

Para afrontarlo, destacan la necesidad “una reflexión inédita sobre los medios necesarios” para hacerse cargo de las personas más frágiles y asegurar su participación en la civilización democrática.

En este sentido, los organizadores del coloquio advierten que “el saneamiento presupuestario indispensable para Europa y su viabilidad financiera a largo plazo deberán así armonizarse con importantes reformas estructurales, en especial en el terreno de las pensiones, de la atención sanitaria y de los sistemas de protección social y de educación”.

Todo ello representa una inversión esencialmente de tipo cualitativo: Los procesos de humanización, requieren, por ejemplo, “la responsabilidad de la relación parental”, un “tejido humano de las relaciones profesionales y sociales” y el “acompañamiento de las personas ancianas”.

La organización europea de médicos católicos ha destacado algunas perspectivas desde las que se afronta esa realidad: “Algunos expertos sueñan con construir un nuevo modelo de sociedad proponiendo por ejemplo transformar nuestras “estructuras hospitalarias”, promover el modelo de las “familias de acogida”, del “voluntariado”, o contemplar la robotización de la manera de abordar las necesidades de las personas más dependientes”.

“Otros esperan poder transformar la condición humana por medio de las innovaciones genéticas y de la técnica para atenuar o incluso acabar con su vulnerabilidad estructural”, pero los impulsores del seminario advierten que no hay que olvidar el potencial de la fragilidad humana.

Con el coloquio en el Parlamento Europeo los organizadores buscan reflexionar, debatir y sobre todo, proponer recomendaciones concretas y pragmáticas a los que deciden las políticas europeas y nacionales.