El predicador del Papa revela el objetivo de estos Ejercicios Espirituales

El obispo debe ser ante todo discípulo de Cristo, afirma el cardenal Hummes

| 988 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 18 febrero 2002 (ZENIT.org).- El cardenal brasileño Cláudio Hummes es consciente de la responsabilidad que ha contraído al aceptar la predicación de los Ejercicios Espirituales al Papa Juan Pablo II y a la Curia romana.



De la vida espiritual de sus pastores depende toda la Iglesia, explica en esta entrevista el arzobispo de Sao Paulo concedida a los micrófonos de Radio Vaticano.

--¿Qué valor tienen estos Ejercicios Espirituales?

--Cardenal Hummes: Será un momento muy importante para la Curia romana, y con ella para el Papa. Estos Ejercicios tienen repercusiones en toda la Iglesia, pues la espiritualidad es un aspecto fundamental en la vida de los pastores de almas. Por ello, es una desafío muy grande para quien predica: yo lo he aceptado con auténtico espíritu de servicio.

--El tema general es «Discípulos de Cristo para siempre». ¿Cómo lo ha preparado?

--Cardenal Hummes: Nosotros, los cristianos, antes que ser pastores y fieles, somos discípulos de Cristo. Por tanto, nosotros, los obispos, que, además somos maestros de la fe, tenemos que ser antes auténticos discípulos. Sólo un buen discípulo puede ser un buen maestro.

--¿Qué consejo ofrecería a un cristiano que quiere vivir intensamente esta Cuaresma?

--Cardenal Hummes: La Cuaresma representa siempre un punto de conversión, un cambio de vida. Un cambio hacia Jesucristo y hacia el prójimo. Hay que amar concretamente al prójimo, sobre todo al prójimo más pobre, al más necesitado y durante la Cuaresma esto debe ser un punto fundamental para un cristiano.

¿Cómo cambiaré de actitud hacia el prójimo, en especial hacia los pobres, para que pueda contribuir en el cambio de un mundo desigual --demasiado egoísta por una parte e injusto por otra--? Esta es una pregunta que tenemos que platearnos en Cuaresma.