El predicador del siglo XXI debe hacer «ver» a Cristo, asegura el Papa

Encuentro con el Consejo general de los dominicos

| 590 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 15 febrero 2002 (ZENIT.org).- El predicador del siglo XXI debe hacer «ver» con su vida a Cristo, aseguró Juan Pablo II este viernes al encontrarse con los superiores de la Orden de los Frailes Predicadores, los dominicos.



«Los hombres de nuestro tiempo quizá no siempre de manera consciente piden a los creyentes de hoy no sólo que "hablen" de Cristo, sino que en cierto sentido lo hagan "ver"», afirmó el Papa citando uno de los dominicos más famosos de la historia, santo Tomás de Aquino, para quien la predicación era «entregar a los demás lo que se ha contemplado».

«Sólo quien ha hecho experiencia de Dios puede hablar de él de manera convincente --añadió el Santo Padre--. En la escuela de san Domingo y de tantos santos dominicos, vosotros estáis llamados a ser maestros de verdad y de santidad».

El encuentro con los catorce miembros del Consejo general de los Frailes Predicadores estuvo marcado por la confianza y la cordialidad. El Papa Wojtyla recordó sus años de juventud, en los que estudió en Roma en la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino, más conocida como el «Angelicum».

En respuesta a las palabras de saludo del maestro general, el padre argentino Carlos Azpiroz Costa, el pontífice recordó a los grandes teólogos dominicos que conoció en ese centro universitario, entre los que destacó a su profesor y uno de los grandes teólogos del siglo XX, el padre Réginald Garrigou-Lagrange.

Mencionó también a los padres Paul Philippe y Mario Luigi Ciappi, que luego llegarían a ser cardenales y grandes catedráticos dominicos.

Karol Wojtyla se inscribió en el «Angelicum» de Roma el 26 de noviembre de 1946, nada más ser ordenado sacerdote. El 3 de julio de 1947 superó el examen de licencia en Teología. El 19 de junio defendió su tesis de doctorado sobre la «Doctrina sobre la fe en san Juan de la Cruz».

«Lo que pude asimilar en las aulas del "Angelicum" no ha dejado de acompañarme nunca en el ministerio pastoral», añadió el pontífice.

En el mundo hay hoy 6.300 religiosos dominicos, de los cuales 4.700 son sacerdotes, esparcidos en 626 casas de los cinco continentes.