El prefecto para el Culto Divino sugiere cómo vivir la Semana Santa

| 1547 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 12 abril 2006 (ZENIT.org).- Espíritu de fe, adoración, amor y gratitud: con esta disposición sugiere vivir las distintas etapas de Semana Santa el cardenal Francis Arinze, perfecto de la Congregación vaticana para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.



Y es que nos acercamos a un misterio, un «evento único e irrepetible», respecto al cual «el Señor espera cierta respuesta de nosotros», apuntó el purpurado en los micrófonos de «Radio Vaticana».

El Domingo de Ramos marcó el inicio del período litúrgico en el que la Iglesia invita a los creyentes a reflexionar sobre los misterios centrales de la fe.

De acuerdo con el cardenal Arinze, las distintas etapas de la Semana Santa hay que vivirlas «con espíritu de fe, adoración y amor hacia Jesús, que dio su vida por nosotros».

«Con espíritu de acción de gracias a Dios Padre, al Hijo y al Espíritu Santo --añadió--, porque Jesús Redentor es la manifestación de la Misericordia de Dios que no ha dejado a la humanidad en el estado de caída original, sino que nos ha enviado al Salvador».

Recalcó que el Triduo Pascual –Pasión, Muerte y Resurrección del Señor-- constituye el centro del Año Litúrgico.

«Quien no entiende la importancia del misterio pascual --en el sentido de que su celebración es el punto culminante de la obra de nuestra redención, a través del sufrimiento, la muerte y la resurrección de Jesús--, quien no ve esto no comprende en qué consiste la fe cristiana», advirtió.

«Ciertamente no pretendemos entender del todo el misterio –puntualizó--, pero el Señor espera de nosotros cierta respuesta a este evento único e irrepetible».

Por ello añadió otras sugerencias: «Lo primero que hay que hacer es participar en las celebraciones de Semana Santa y de Pascua, llegar a buena hora a la iglesia, tener un misal en el que leer y seguir adecuadamente todas las lecturas, reflexionar, orar y creer en la gracia de Dios que obra en nosotros».

«Es oportuno estudiar también el Catecismo de la Iglesia Católica para comprender bien todo lo que celebramos», recordó el purpurado nigeriano.