El presidente de la Conferencia Episcopal de Perú pide una Comisión de la Verdad

Para esclarecer las muertes de policías y nativos en Bagua

| 1729 hits

LIMA, jueves 25 de junio de 2009 (ZENIT.org).-El arzobispo de Trujillo y presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, OFM., junto a varios ministros de Estado, y miembros de los pueblos indígenas amazónicos, participaron en una reunión del Grupo Nacional de Coordinación para el Desarrollo de los Pueblos Amazónicos, celebrada el lunes 22 de junio, en la Sala del Acuerdo Nacional de la Presidencia del Consejo de Ministros.



"En esta reunión, los representantes de los pueblos amazónicos pidieron el levantamiento del Estado de Emergencia y toque de queda en las regiones afectadas. Asimismo, pidieron debatir un Plan de Desarrollo de la Amazonía, pero consultando con los pueblos amazónicos y con enfoque inter-cultural", informa la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal de Perú.

"Por su parte --añade--, los representantes del Estado Peruano reconocieron que la política sobre pueblos amazónicos debería elaborarse con la participación de ellos. Asimismo, anunciaron la creación del Decreto que levanta el Estado de Emergencia y toque de queda".

En su intervención, monseñor Miguel Cabrejos, "resaltó la importancia del levantamiento del Estado de Emergencia y toque de queda en varias zonas de la Amazonía peruana. Asimismo, resaltó la importancia de conformar una Comisión de la Verdad, a pedido de muchos representantes de los pueblos amazónicos, para que se esclarezcan los hechos ocurridos en Bagua, donde murieron policías y nativos".

"Finalmente, los participantes de esta Mesa de Diálogo acordaron instalar el Grupo Nacional de Coordinación que tomará en cuenta la conformación de Mesas de Trabajo Regionales (participación de Gobiernos Regionales, gobiernos locales y representantes regionales y locales de las comunidades indígenas amazónicas). Su próxima reunión será este jueves 25 de junio en la Presidencia del Consejo de Ministros", concluye el comunicado de la Conferencia Episcopal.