El primer ministro rumano agradece al Papa la ayuda a los inmigrantes

Visita de Calin Popescu-Tariceanu en pleno debate en Italia

| 881 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 7 noviembre 2007 (ZENIT.org).- Benedicto XVI recibió este miércoles al primer ministro de Rumanía, Calin Popescu-Tariceanu, en pleno debate en Italia sobre la inmigración de ciudadanos de ese país.



La visita del representante rumano tiene lugar en un momento de tensión social y política en Italia, provocada por el asesinato de una mujer italiana atribuido a un ciudadano inmigrante de ese país. El caso ha llevado a represalias indiscriminadas de delincuentes contra ciudadanos rumanos.

En este ambiente, Popescu-Tariceanu ha querido dar las gracias al Papa y a la Iglesia por lo que hacen a favor de los inmigrantes, tanto con gestos concretos como con la promoción de una cultura de la acogida.

Según el director de la Oficina de Información de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi S.I., en el diálogo, de diez minutos, que tuvo lugar al final de la audiencia general, en una sala contigua al Aula Pablo VI del Vaticano, el jefe del gobierno expresó al Papa su apoyo por las palabras que había pronunciado el domingo pasado en el Ángelus.

El obispo de Roma había deseado que «las relaciones entre los pueblos inmigrantes y las poblaciones locales tengan lugar con el espíritu de esa elevada civilización moral que es fruto de los valores espirituales y culturales de todo pueblo y país».

Quien se encarga de la seguridad y de la acogida, había añadido el Papa, «debe saber utilizar los medios adecuados para garantizar los derechos y deberes que constituyen el fundamento de toda auténtica convivencia».