«El problema de México es el modelo cultural que genera injusticia»

Según el rector mayor de los salesianos en la fiesta de la Guadalupana en Roma

| 1109 hits

ROMA, martes, 12 diciembre 2006 (ZENIT.org).- El rector mayor de los salesianos, el mexicano don Pascual Chávez Villanueva, cree que México necesita un modelo cultural distinto y más impregnado de cristianismo para superar los problemas sociales del país.



«No basta la bondad natural del mexicano, ni es suficiente la religiosidad popular: la fe es madura cuando comporta un proyecto de vida, cuando es fuente de cambio social», dijo este domingo en la homilía de la solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe.

«El problema de México es el modelo cultural que genera injusticia», constató.

El rector citó «el difícil momento que está atravesando el país, desgarrado en su población por las últimas elecciones» y admitió que «existe un profundo malestar en nuestros conciudadanos al ver sus expectativas frustradas por no haber un proyecto histórico de patria».

«Esta situación debe ser respondida y interpela a nuestra Iglesia», siguió diciendo, y se preguntó «por qué después de 500 años no logramos hacer del cristianismo el dinamizador de la vida mexicana».

«La fe es auténtica cuando se traduce en auténtica comunión de bienes», resaltó también el rector de la Sociedad Salesiana de san Juan Bosco en la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de Coromoto, en el barrio de Monteverde Nuovo de Roma.

Para don Pascual Chávez «la fe es madura cuando comporta un proyecto de vida» y animó a los presentes a hacer suyos «las cuatro grandes actitudes de María».

La primera, que «toda vocación es apostólica». La segunda, que «la misión no es hacer cosas sino manifestar el amor de Dios». La tercera, que «nos hacemos familiares de Dios sirviendo a los pobres» y la cuarta que es necesario «hacer de la alabanza el elemento central de la vida del cristiano».

Finalmente, el rector de los salesianos y recién nombrado presidente de la Unión de Superiores Generales (USG) recordó que la Virgen de Guadalupe es desde 1990 patrona de toda América --no sólo de América Latina-- y señaló cómo «es una Virgen que está esperando un hijo», vinculando este hecho al tiempo de Adviento.

«María de Guadalupe es una verdadera madre solidaria con la humanidad», recordó, y quiso resaltar que «el amor de Dios se ha manifestado de manera privilegiada en México con la Virgen de Guadalupe».

Después de la misa tuvo lugar la procesión devocional hacia el Colegio Pontificio Mexicano con la Imagen de la Gudalupana iluminada y con el coro del colegio entonando cantos a la Virgen.

Centenares de personas, muchas ellas de la comunidad católica mexicana de Roma, acompañaron a la imagen hasta el colegio. Posteriormente hubo un festival y un momento de convivencia con los estudiantes de este centro.

La fiesta de Santa María de Guadalupe se celebra el 12 de diciembre, día en que se recuerda la aparición de la Virgen al indio santo Juan Diego. Este año se cumple el 475 aniversario de este acontecimiento y se cierra así el Año Jubilar Guadalupano que tuvo inicio el 12 de diciembre de 2005.