El retiro del Papa: "Purificar nuestra mente de las falsas imágenes de Dios"

El Santo Padre y la Curia realiza los ejercicios espirituales en Ariccia, desde el 9 al 14 de marzo

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1464 hits

El Santo padre junto con la Curia Romana ya ha comenzado los ejercicios espirituales de cuaresma. Desde el domingo día 9 y hasta el viernes 14 de marzo estarán en Ariccia, en la residencia paulina del Divin Maestro, a unos 30 kilómetro de Roma. Una hecho novedoso, ya que hasta ahora, los ejercicios del Papa y la Curia se realizaban dentro del Vaticano. A cargo de las predicaciones estará monseñor Angelo De Donatis, párroco de San Marcos Evangelista del Campidoglio y estarán dedicados al tema "La purificación del corazón".

En la meditación introductiva de ayer, monseñor De Donatis se detuvo sobre la disposición interior para iniciar los ejercicios espirituales, recordando la necesidad de abrirse a la escucha del Espíritu Santo, para preparase a vivir una relación profunda y personal con Dios, para poder comprender realmente toda la realidad y nuestro lugar en la óptica de la justa luz, que viene del Padre, según informa una nota publicada por Radio Vaticana.

Por otro lado, en la meditación de esta mañana se ha detenido en el pasaje evangélico de la tormenta calmada, para subrayar como el mundo, en lugar de reconocer la presencia y la obra de Dios, se asusta, y esto sucede cuando en el corazón ya no habita Cristo, sino una religión estéril, la de un Dios tremendo, horrible, que no usa misericordia. Y de aquí la advertencia que surge es el fariseísmo, segundo el cual nos alzamos solos del pecado, y la práctica de la ascesis es por el estoicismo: "es necesario hacer esto, yo haré estos". Pero el Señor, ha subrayado el predicador, llega a través de otras vías. Y así nos hace entender que ambas actitudes no representan el camino junto. Es necesario por tanto purificar nuestra mente de falsas imágenes de Dios para poder iniciar un verdadero camino de vida auténtica.

Durante esta semana de ejercicios espirituales, la jornada comienza todos los días con la misa a las 7.30 de la mañana y tendrán dos meditaciones, una antes y otra después de la comida. A las 18.00 se rezan las vísperas y adoración del Santísimo Sacramento.