El Salvador: es necesario un “plan integral” ante la violencia juvenil

Monseñor Escobar pide más seguridad, pero también medidas de reinserción

| 1347 hits

SAN SALVADOR, lunes 22 de febrero de 2010 (ZENIT.org - El Observador).- El arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas respaldó el día de ayer domingo la política de seguridad implementada por el presidente de esta nación centroamericana, Mauricio Funes.

No obstante el respaldo, monseñor Escobar Alas pidió no descuidar la rehabilitación de jóvenes y la prevención de la violencia con programas que ofrezcan "caminos de superación".

"Lo que sugeriría que el plan (de seguridad) lo tenga bien en cuenta es el aspecto de la rehabilitación de los jóvenes o de la prevención, en el sentido de que haya programas que les ofrezcamos a ellos caminos de superación verdaderamente viables y accesibles", afirmó el arzobispo de San Salvador.

Monseñor José Luis Escobar Alas, quien también participó del proceso de consultas para este proyecto señaló que la Iglesia católica salvadoreña quiere poner énfasis en la rehabilitación de tantas personas que han caído en diversos delitos y que ahora se encuentran en los reclusorios del país.

“Nosotros ya se lo externamos al Presidente de la República, que es necesario poner más atención a la rehabilitación de los que están en los centros penales, que les ofrezcan caminos de superación, al mismo tiempo que se haga un trabajo más preventivo que represivo”, expresó monseñor Escobar Alas en su encuentro dominical con los medios de comunicación.

También expresó su honda preocupación por los desmanes que ocurrieron durante esta semana en diversas escuelas públicas del país, motivados por pleitos entre pandillas. “Es preocupante ver que los jóvenes dentro de las escuelas puedan estar en pandillas. Los padres de familia deben buscar que sus hijos vayan a la Iglesia, donde se les inculquen valores... no pueden quedarse sin hacer nada”, dijo el arzobispo de San Salvador.

El pasado viernes 19 el gobierno salvadoreño anunció la puesta en marcha de una "Política nacional de justicia, seguridad y convivencia", después de una serie de consultas con distintos sectores, entre ellos las iglesias.

"Con la colaboración de todos, la buena voluntad y la rectitud de intención (del plan del gobierno) vamos a salir adelante", dijo el prelado en rueda de prensa luego de la misa dominical en la catedral capitalina.

Indicó, finalmente, que "el plan del seguridad nosotros lo vemos con mucha esperanza y pensamos que es una verdadera necesidad. El llamado es hacer los mejores esfuerzos de parte de todos los salvadoreños"