El Salvador: la Iglesia apoya un proyecto de ley que castiga a las “maras”

El texto será estudiado mañana jueves por la Comisión de Legislación

| 1624 hits

SAN SALVADOR, miércoles 14 de julio de 2010 (ZENIT.org).- La Iglesia Católica de El Salvador ha apoyado el proyecto de ley presentado por el Gobierno que castiga la participación en bandas y escuadrones de la muerte.

“Felicito al Presidente Mauricio Funes y al ejecutivo por el proyecto de ley “antimaras”, que creo que es una buena respuesta”, dijo el arzobispo de San Salvador José Luis Escobar Alas el pasado domingo en su habitual conferencia de prensa, refiriéndose al tema de la ley de prohibición de bandas o maras y escuadrones de la muerte.

Problema que crece

En este país centroamericano, las bandas delincuenciales han tomado tanta fuerza que actualmente son las causantes de un promedio de 13 muertes al día.

Sólo el mes pasado ha habido decenas de episodios de violencia en los que las bandas (maras) han atacado y quemado unos 18 autobuses públicos para exigir sobornos. En el último hecho, ocurrido el pasado 20 de junio, los miembros de estas bandas quemaron un bus lleno de pasajeros, hecho que dejó un saldo de 17 muertos, 14 de ellos totalmente calcinados.

Por ello gobierno de El Salvador presentó al Congreso el anteproyecto de Ley Antimaras que busca criminalizar a las pandillas y grupos de exterminio para declararlos ilegales, con miras a detener la ola de delincuencia que agobia al país.

El texto, que consta de 12 artículos, prohíbe “la existencia, la legalización, el financiamiento y el apoyo a grupos, asociaciones u organizaciones ilegales, llamadas Maras o bandas y escuadrones de la muerte, como las llamadas Mara Salvatrucha, o MS-Trece, Pandilla Dieciocho, la Mara Maquina, Mara Mao Mao, la Sombra Negra y el XGN”.

En cuanto a la pertenencia de menores de edad a estos grupos, el anteproyecto dice que “serán conducidos al Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA)”.

De ser aprobado el anteproyecto, los integrantes, cómplices o financiadores de estos grupos pagarían desde 5 hasta 20 años de cárcel.

Regular el problema

Aunque aseguró que esta ley no lo resolverá todo, el arzobispo señaló la importancia de tratar de "mejorar el aspecto jurídico, el aspecto judicial y la investigación de la delincuencia”.

Monseñor Escobar Alas, al leer una carta abierta al presidente Funes, dijo que los obispos de este país han expresado “una vez más”, su “profunda preocupación por la violencia que sufre El Salvador”, y ha declarado que los Pastores acompañan “muy de cerca aquellos que sufren por esta plaga”.

También ha propuesto que se enmiende el Código Penal para aumentar las penas contra los que pertenecen a estos grupos, con la imposición de ocho años de prisión. “La ley Antimaras se debe discutir a fondo y se deben tomar las mejores decisiones sobre un asunto tan sensible”, ha dicho Monseñor Escobar Alas.

Se espera que mañana jueves el anteproyecto pase a su respectivo estudio a la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales.