El Salvador: Los obispos piden al Papa agilizar la causa de monseñor Romero

Celebraciones por el treinta aniversario de su muerte

| 2347 hits

SAN SALVADOR, martes, 26 enero 2010 (ZENIT.org).- La Conferencia Episcopal de El Salvador (CEDES) ha pedido al papa Benedicto XVI la “pronta conclusión” del proceso de beatificación del arzobispo Oscar Arnulfo Romero, de cuya muerte se cumplen 30 años el próximo 24 de marzo.

Monseñor Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador, fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador que le disparó cuando celebraba la eucaristía en el hospital de enfermos de cáncer la Divina Providencia.

La decisión la adoptaron los obispos salvadoreños en su primera reunión del año, recientemente celebrada, informó el obispo auxiliar de San Salvador Gregorio Rosa Chávez por medio de una publicación de su parroquia capitalina.

“Una decisión importante (del encuentro de obispos) fue la de escribir una carta al Santo Padre para expresar el interés de nuestros pastores por la pronta conclusión del proceso de canonización de monseñor (Romero)”, aseguró monseñor Rosa Chávez.

Este domingo, el arzobispo de San Salvador José Luis Escobar anunció que la Iglesia iniciará los actos conmemorativos del 30 aniversario del asesinato de Romero el 24 de marzo de 1980, con jornadas de reflexión.

Asimismo, recomendó a los salvadoreños que oren y promuevan el “culto privado”  para impulsar la beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero, y pidió respeto hacia la figura del asesinado arzobispo para no afectar ese proceso.

“Quisiera hacer el llamado a que oremos, que pidamos al Señor, porque es de fe; si alguien es canonizado es porque Dios así lo quiere”, declaró el arzobispo de San Salvador al referirse a la causa que se sigue en el Vaticano.

Admitió en una rueda de prensa que la causa “está avanzada”, pero dijo desconocer  “cuánto tiempo falta” para que monseñor Romero sea declarado beato.

“Nosotros habríamos deseado que en una fecha como esta se diera la grata noticia para todos que monseñor Romero era declarado beato, pero en vez no tenemos ninguna noticia”, afirmó.

En ese contexto, invitó a los feligreses “a que se encomienden a Dios por intercesión de monseñor Romero” y les hagan llegar los testimonios de las gracias, favores y milagros que reciban.

“La verdad hemos visto poca devoción privada y en este punto conviene que haya mayor devoción privada. No puede haber culto público para una persona que está siendo estudiada su causa en El Vaticano, pero sí de forma privada y conviene que lo haya cada vez más”, añadió.

Consideró conveniente que el proceso de canonización transcurra en un ambiente “sereno”, alejado de cualquier “manifestación de carácter social e incluso política”.

“Hemos pedido en muchas ocasiones un sumo respeto a la causa de monseñor Romero, ni para enarbolar la bandera, exaltar su persona, que sería cosa muy bonita y a nosotros nos agrada mucho que se hable bien de monseñor Romero, pero no conviene en este momento; ni tampoco mucho menos para atacar su memoria, su figura”, explicó.

La Comisión de la Verdad, que investigó los crímenes cometidos durante la guerra civil salvadoreña (1980-1992), estableció en un informe divulgado en marzo de 1993 que el asesinato de Romero fue presuntamente ordenado por Roberto D'Aubuisson, fundador del paertido Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

El arzobispo, en cuyo honor se celebrará este año una jornada de la juventud organizada por la Iglesia, denunciaba desde el púlpito las injusticias contra la población y los asesinatos perpetrados por “escuadrones de la muerte”.

“El objetivo que nos impulsa este año, trigésimo aniversario (...), es propiciar un espacio de encuentro, convivencia, reflexión, devoción y mística del siervo de Dios monseñor Oscar Arnulfo Romero”, declaró el arzobispo.

Monseñor Escobar invitó a los jóvenes a participar en las pre-jornadas de reflexión que se iniciarán en los próximos días y que culminarán con una masiva celebración eucarística frente a la catedral, el 20 de marzo.