El santo de la familia, en la Basílica de San Pedro del Vaticano

El Papa bendice una estatua que se colocará en el exterior del ábside

| 2846 hits

ROMA, miércoles, 23 mayo 2007 (ZENIT.org).- Benedicto XVI bendijo este miércoles una estatua de san José Manyanet y Vives (1833-1901), sacerdote que contribuyó a la renovación de la familia y de la sociedad de su tiempo difundiendo el ejemplo de la Sagrada Familia de Nazaret. La imagen ha sido colocada en el exterior del ábside de la Basílica de San Pedro del Vaticano.



La ceremonia tuvo lugar antes de que el Papa se dirigiera a la plaza de San Pedro con motivo de la audiencia general. Al acto asistieron los superiores generales de las respectivas congregaciones, el español Luis Picazo Ustrell y la venezolana Edith Gutiérrez Zárraga.

Entre los presentes se encontraban también el arzobispo de Barcelona, monseñor Lluís Martínez Sistach; el obispo de Urgel, Joan Enric Vives; y el embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez.

Juan Pablo II canonizó el 16 de mayo de 2004 al sacerdote catalán que fundó dos congregaciones religiosas: los Hijos de la Sagrada Familia Jesús, María y José (en 1864) y las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret diez años después.

Fue uno de los más grandes impulsores de la construcción del templo de la Sagrada Familia de Barcelona, obra inacabada del arquitecto Antoni Gaudí, en vías de beatificación.

La misión de las familias religiosas que fundó se orienta a imitar, honrar y propagar el culto a la Sagrada Familia de Nazaret y procurar la formación cristiana de las familias, principalmente por medio de la educación e instrucción católica de la niñez y juventud y el ministerio sacerdotal.

Hoy, los dos institutos están presentes en países de Europa, América Latina, África y en los Estados Unidos y cuentan con tres centenares de religiosos --entre sacerdotes y seminaristas-- y medio millar de religiosas.

Junto a la estatua se encuentran en otros nichos imágenes de santos fundadores de congregaciones religiosas o de otras realidades eclesiales.