El Santo padre envía donación para damnificados por tormentas en México

Además de su mensaje de solidaridad, van 100 mil dólares a través del Pontificio Consejo Cor Unum

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1020 hits

El Papa Francisco, hondamente preocupado por las dramáticas consecuencias del  paso de los fenómenos "Ingrid" y "Manuel", además de dirigir un mensaje de consuelo y solidaridad a México, ha enviado $100,000.00 dólares a través del Pontificio Consejo "Cor Unum" para ayudar a los damnificados, mismos que serán distribuidos por medio de las diócesis de las zonas afectadas, informó la Conferencia Episcopal Mexicana en su web. 

De esta manera, el Obispo de Roma se suma a los esfuerzos de la Iglesia Católica en México, que, como lo ha hecho siempre en situaciones semejantes, desde el comienzo de la desgracia ha estado cerca de quienes han perdido a sus seres queridos y se han quedado sin hogar y sin patrimonio.

Los obispos de la República Mexicana, sacerdotes, diáconos, personas consagradas, seminaristas, fieles laicos y hombres y mujeres de buena voluntad, han respondido pronta, generosa y organizadamente ante la emergencia.

Además de unirse en oración para implorar la misericordia divina, han ayudado a desalojar a personas y comunidades en peligro. Se han sumado a las tareas de rescate y limpieza. Han instalado albergues y centros de acopio. Han convocado a la solidaridad con los damnificados. Sorteando dificultades y limitaciones de recursos y de medios de transporte, han colectado y distribuido sin descanso y de forma permanente varias toneladas de alimentos, agua, medicinas, ropa y artículos de primera necesidad, a través de catedrales, parroquias y seminarios.

El telegrama del papa:

En ocasión de las dramáticas consecuencias del huracán “Ingrid” y de la tormenta tropical “Manuel”

Señor Cardenal José Francisco Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara y Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano:

Su Santidad el Papa Francisco, hondamente apenado al conocer las dramáticas consecuencias del huracán "Ingrid" y de la tormenta tropical "Manuel" a su paso por esa amada nación, ocasionando víctimas, heridos y numerosos daños materiales, y dejando sin hogar a muchas familias, ofrece fervientes sufragios por el eterno descanso de los fallecidos, al mismo tiempo que pide a Dios su consuelo a quienes sufren estas graves desgracias e incremente en todas las personas de buena voluntad sentimientos de fraterna solidaridad para colaborar decididamente en la reconstrucción de las zonas afectadas y ayudar de modo efectivo a cuantos están sumidos en el dolor y la desesperación.

El santo padre, además, desea transmitir su sentido pésame a los familiares de los difuntos y su paterna solicitud y cercanía espiritual a los heridos y damnificados y, a la vez que los confía a las maternas manos de Nuestra Señora de Guadalupe, les imparte de corazón la confortadora bendición apostólica, como signo de afecto al querido pueblo mexicano, tan presente en su corazón de pastor de la iglesia universal en tan lamentables circunstancias.

Cardenal Tarcisio Bertone, SDS 
Secretario de Estado de Su Santidad