El Santo Padre envía un telegrama por el incendio en Buenos Aires

En el barrio de Barracas, han fallecido 9 personas y hay 7 heridos graves

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 351 hits

El papa Francisco ha enviado un telegrama a monseñor Mario Aurelio Poli, arzobispo metropolitano de Buenos Aires, para expresarle su dolor y cercanía por el incendio producido en el barrio de Barracas de la capital argentina.

El incendio se produjo en un depósito bancario en la mañana de ayer pero aún no ha podido ser  ser extinguido. Son nueve los fallecidos entre bomberos y rescatistas mientras trabajaban en el lugar. Además hay siete heridos graves. 

"Quisiera transmitir a todos mi cercanía y decirles que me siento muy unido a los que sufren y están abatidos por tan lamentable suceso", se puede leer en el telegrama del Santo Padre.

Asimismo envía su oración "en esta triste circunstancia, a la vez que rezo por el eterno descanso de los servidores públicos fallecidos en el cumplimiento de su deber, pido a Dios que otorgue su consuelo y fortaleza a los afectados por tan trágica desgracia e inspire en todos sentimientos de solidaridad fraterna, que ayuden a afrontar esta adversidad de la mejor forma posible".

También dirige en el telegrama "una palabra de esperanza a las familias de quienes lloran tan sensibles pérdidas y también a quienes aguardan con confianza el restablecimiento de la salud de sus seres queridos".

Finalmente "invoco la amorosa protección de Nuestra Señora de Luján, imparto la confortadora bendición con todo afecto al querido pueblo bonaerense, tan presente en mi corazón".

Ayer,  el responso religioso estuvo a cargo del presbítero Diego de Campos, capellán de los Bomberos, acompañado también por otros sacerdotes que asisten a los oficiales y familiares. En su reflexión, el sacerdote repitió una frase pronunciada por un compañero de los difuntos: “Lo único que nos queda ahora es rezar”. Además, animó a pedir el Cielo por quienes ofrendaron sus vidas en favor de los demás, como así también el consuelo y la paz en el corazón para sus familiares.