El Santo Padre exige acabar con el abuso del trabajo infantil

En vísperas del Congreso mundial de niños contra el trabajo infantil

| 393 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 9 mayo 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II pidió este domingo acabar con el abuso que constituye el trabajo infantil, pues impide la educación primaria de millones de niños en el mundo.



«Por desgracia, muchos niños en el mundo están privados de la educación primaria y acaban siendo utilizados como mano de obra», reconoció el obispo de Roma después de rezar la oración mariana del «Regina Caeli».

El llamamiento del Papa, escuchado este domingo por miles de peregrinos en la plaza de San Pedro del Vaticano, tiene lugar en vísperas el Congreso mundial de niños contra el trabajo infantil (http://www.globalmarch.it), que se celebra en Florencia del 10 al 16 de mayo.

«Deseo que este encuentro contribuya a promover el concreto reconocimiento de los derechos de la infancia», añadió.

El Santo Padre alentó, al mismo tiempo, la labor de las escuelas católicas --maestros, alumnos y familiares-- y pidió a cada colegio «continuar con su precioso servicio a la formación de nuevas generaciones».

El Congreso contra el abuso del trabajo infantil, organizado por la «Global March against Child Labour», por la organización italiana «Manos tendidas» («Mani tese») y por sindicatos, ha sido convocado ante la constatación de que «246 millones de niños son abusados por el trabajo infantil: la mayor parte de ellos no irá a la escuela».

En el encuentro participarán quinientos muchachos de entre 10 y 17 años, provenientes de todo el planeta, para recordar sus responsabilidades a los Estados y a las organizaciones internacionales.