El santo padre: Jesús nos sirvió a todos y no pidió nada a cambio

El papa recibe a los miembros de la 'Asociación de los Santos Pedro y Pablo' con sus familias

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1104 hits

El Papa Francisco recibió esta mañana a los miembros de la Asociación de los Santos Pedro y Pablo con sus familias, y les agradeció la labor caritativa que realizan así como por su colaboración en ayudar al orden, en las celebraciones que se realizan en el Vaticano, indicó hoy el Service Information Service del Vaticano (VIS).

El papa tras apreciar la labor y les dijo: "Sé que entre bastidores hay mucho trabajo de organización. Y sé que, además de vuestro servicio de recepción en la Basílica de San Pedro en las celebraciones litúrgicas, vuestro apostolado se extiende también a actividades culturales y de caridad. La caridad, la atención concreta a los demás, a los más pobres, débiles y necesitados, es un sello distintivo del cristiano".

El santo padre recordó que servir a la Iglesia y a los hermanos sin pedir nada a cambio "es hermoso: es servir como lo hizo Jesús. Jesús nos sirvió a todos y no pidió nada a cambio. Esto es hermoso: Jesús hizo las cosas gratuitamente y vosotros hacéis las cosas gratuitamente”.

Y les indicó: “Vuestra recompensa es esta: ¡la alegría de servir al Señor, y de hacerlo juntos!". Hay que servir "con magnanimidad, tener un corazón grande, ensanchar el corazón, siempre sí, con paciencia, ensanchar, amar a todos, y no con un corazón pequeñito, esas pequeñeces, esas pequeñas cosas que nos hacen tanto daño".

Al concluir la audiecia el Papa dio la bendición a los presentes y les pidió que pensaran "en todas las personas a las que amáis: vuestra familia, vuestros amigos, para que la bendición venga sobre ellos. Pero también en algunos a los que no queréis tanto, algunos que os hacen daño, algunos con los que estáis un poco enfadados. Pensad también en estos, y que la bendición sea también para ellos".

La asociación --precisó el VIS-- nació por voluntad de Pablo VI, que en 1970 disolvió los Cuerpos armados pontificios, entre ellos la Guardia Palatina de Honor, creada por Pío IX en 1850 para agrupar, en la Casa del Papa, a diversos representantes de los fieles romanos deseosos de manifestar a la Sede Apostólica su fidelidad incondicional. Los pertenecientes al cuerpo militar fueron llamados a entrar a formar parte de un nuevo organismo, la Asociación de los Santos Pedro y Pablo, cuyo estatuto aprobó Pablo VI en 1971.

Los miembros de la Asociación, articulada en las secciones de Liturgia, Cultural, Caritativa, y una secretaría general, se dedican a diversas iniciativas de voluntariado organizado con la intención de dar testimonio de vida cristiana, apostolado y fidelidad a la Sede Apostólica.