El Santo Padre pide a los cristianos iraquíes que no pierdan la esperanza

El Pontífice ha llamado al patriarca de Babilonia para expresar cercanía a las comunidades cristianas de Irak

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1349 hits

El santo padre Francisco ha querido hacerse cercano a los cristianos que sufren persecución y miedo en Irak. De este modo, el Papa ha llamado por teléfono al patriarca de los caldeos, Louis Raphael Sako. Recientemente, el patriarca hizo un llamamiento a las Naciones Unidas para que el Consejo de seguridad no permanezca como un simple observador de las continuas atrocidades que están cometiendo los extremistas islamistas del llamado Estado Islámico creado en el norte de Irak. En particular, hacía referencia a la situación de Mosul, donde miles de familias de cristianos han sido obligados a dejar la ciudad y abandonar sus casas y propiedades. En las últimas 24 horas han muerto 40 personas en Irak a causa del conflicto.

Ayer, los yihadistas del Estado Islámico destruyeron la mezquita de Jonás y otros dos lugares sagrados de Mosul. Aunque ya se ha desmentido la noticia de la destrucción de la iglesia caldea del Espíritu Santo.

El patriarca Sako ha hablado sobre la llamada del Papa en una entrevista a Radio Vaticano. "Estamos muy agradecidos y emocionados por su solidaridad, simpatía y oración. Ha dicho que está muy cerca de los cristianos y que reza por Irak. Cuando le he dicho que los cristianos son fuertes en la fe y en la esperanza, ha dicho: '¡Bien, bien! ¡No perdáis la esperanza!'", ha afirmado. Asimismo ha indicado que "es realmente un apoyo paterno para nosotros, es una cercanía muy importante, que nos da la fuerza, la confianza de perseverar y esperar una situación mejor en Irak".

Sobre la destrucción de lugares sagrados por parte del Estado Islámico, el patriarca afirma que "estos grupos tienen una ideología muy fuerte. Representan, por tanto, un peligro no solo para los cristianos, sino también para los musulmanes del mundo entero. Ellos han comenzado con destruir la gran mezquita histórica de Jonás, donde se dice -según la tradición- que está la tumba del profeta. La mezquita fue construida sobre las ruinas de una iglesia caldea. Lamentablemente ha sido destruida completamente, como otras mezquitas, y amenazan también nuestras iglesias. Estos yihadistas - Isis y otros- son un peligro para el mundo entero".

Por otro lado, el patriarca subraya que "los cristianos deben estar unidos, como también los musulmanes, los suníes y los chiíes. Deben tomar una posición muy clara para un discurso religioso abierto, equilibrado, si no perderán. El cristianismo oriental debe continuar viviendo. Nosotros, en nuestros institutos, formamos una generación abierta a cristianos y musulmanes. Todos los ciudadanos deben, no solo sobrevivir, sino vivir en libertad y dignidad, y esta es la responsabilidad del mundo entero, cristianos y musulmanes".

Finalmente, Sako explica en la entrevista que las familias cristianas que han sido expulsadas de sus casas necesitan ayudan. "Nosotros como Iglesia hemos dado mucho realmente. El Pontificio Consejo Cor Unum ha mandado 40 mil dólares y el domingo iré al norte para llevar una ayuda del Patriarcado a todos. Hay una pequeña esperanza, pero los muros entre los grupos étnicos y confesionales son realmente altos".

Mientras tanto, el líder kurdo Masud Barzani, presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, se dirigió al patriarca de Babilonia de los caldeos y a los demás representantes de las Iglesias del norte de Irak en el encuentro que tuvieron este miércoles, 23 de julio, en Erbil, afirmando que "nosotros moriremos todos juntos o seguiremos viviendo juntos con dignidad”. Lo han confirmado fuentes de la Iglesia siro-católica consultadas por la Agencia Fides.


En dicha reunión, el presidente Barzani reiteró que los cristianos obligados a abandonar Mosul por la presión de las fuerzas del auto-proclamado 'califato islámico' no deben pensar en alguna manera de salir del país y emigrar al extranjero, "ya que la región autónoma del Kurdistán está lista para acoger y ayudar a los refugiados y para proteger 'sus vidas y sus tierras' de los que son definidos como 'terroristas'".