El santo padre recibe al primer ministro italiano: empleo a los jóvenes y familia en la agenda

Reiteraron el empeño de apoyar la evolución de países del Mediterráneo y Medio Oriente

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 674 hits

El Santo Padre ha recibido hoy en audiencia en el Palacio Apostólico Vaticano al presidente del Consejo de Ministros de la República Italiana, Enrico Letta, al nuevo alcalde de Roma, Ignazio Marino, y al saliente Gianni Alemanno.

Enrico Letta  que estaba acompañado por unas diez paersonas, después se ha encontrado con el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado, acompañado por el arzobispo Dominique Mamberti, secretario para las Relaciones con los Estados.

En el transcurso de los cordiales coloquios, afirma un comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el tema central ha sido la situación social y la principal evidencia de que los ciudadanos y las instituciones de Italia y la Unión Europea están apoyando, en particular, la adopción de medidas urgentes que van a crear y proteger puestos de trabajo, especialmente para los jóvenes.

Se ha reconocido, la importante contribución que las familias italianas y las instituciones de la Iglesia siguen proporcionando a la estabilidad del país en medio de la crisi económica europea, que afecta fuertemente a Italia.

Asimismo se han tenido en cuenta algunos aspectos de la política internacional, con especial atención a la evolución del contexto civil e institucional de los países pertenecientes al Mediterráneo y a Oriente Medio. Italia y la Santa Sede están determinadas a continuar la colaboración para el desarrollo de la comunidad internacional y de Italia. 

Por último se dio especial relieve a la convicción positiva de las partes a continuar la colaboración mutua para el progreso de la nación italiana y por el bien de la comunidad internacional.

Al concluir el encuentro el papa Francisco y el primer ministro italiano han intercambiado regalos. Letta le regaló al papa "Los Sermones de Santo Tomas", un libro de 1571 y un rosario con madera de olivo traído de Tierra Santa. El santo padre le dio una lapicera con forma de la columna del baldaquino del Bernini de San Pedro.