El secreto de la JMJ: la comunión entre los organizadores de todos los países

Declaraciones del padre Jacquinet, de la sección juvenil del Pontificio Consejo para los Laicos

| 1045 hits

BELO HORIZONTE, martes 26 de noviembre de 2012 (ZENIT.org).- Más de doscientos delegados provenientes de 75 países, que participan en el II Encuentro Internacional Preparatorio para la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro 2013, están reunidos en Río de Janeiro hasta el día 29 de noviembre.

En el primer día del evento, abordaron una serie de asuntos prácticos, como la geografía de la ciudad, el sistema de visas e ingreso en Brasil, y también temas específicos de la Jornada como las inscripciones, hospedaje, accesos especiales y acogida de los Obispos.

También se abordó el argumento de la seguridad de la ciudad, seguros, alimentación, transporte, tipos de peregrinos, local de la vigilia y la misa de inicio.

En entrevista para la Web TV Redentor, el responsable de la sección juvenil del Pontificio Consejo para los Laicos, padre Eric Jacquinet, dijo que “el secreto de la Jornada Mundial de la Juventud es la comunión entre los organizadores de todos los países, por eso este momento es muy importante.

El éxito de la JMJ depende de esta comunión, de cada Conferencia Episcopal y de cada Movimiento del mundo. También estamos teniendo un intercambio de informaciones prácticas que necesitamos saber, como alojamientos y visados”.

Si bien, para el padre Eric, “el asunto principal es mantener la unidad entre todos para garantizar el éxito de la JMJ en Río de Janeiro”.

El primer día del Encuentro concluyó con la celebración eucarística presidida por el presidente de la Comisión Episcopal Pastoral para la Juventud de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB), don Eduardo Abeto.