El sector de libro religioso afronta mejor la crisis que otros

Cien años años de la revista de pensamiento 'Sal Terrae'

| 1380 hits

MADRID, martes 29 mayo 2012 (ZENIT.org).- En la rueda de prensa celebrada esta mañana sobre el centenario de la revista Sal Terrae, el director de la editorial religiosa del mismo nombre, Antonio Allende SJ, constató que “El tema religioso sigue interesando. El libro religioso supone el 3% de lo que se publica en España y la producción sigue creciendo. El libro religioso ofrece unas 72 novedades al año, y aunque las ventas han disminuido, no lo han hecho tanto como en el sector generalista”.

En su intervención desmenuzó este sector, del que dijo: “El lector del libro religioso no es para nada homogéneo” y “el sector editorial del libro religioso está formado por pequeñas y medianas editoriales, lo cual es bueno para la ecología del pensamiento, pero con la crisis no sabemos si todas las editoriales nos mantendremos o las que sobrevivan saldrán fortalecidas”.

Apuntó también que “donde es realmente fuerte el sector es en la exportación. El 11% de lo que se exporta en el mundo editorial es libro religioso y los principales destinatarios son latinoamericanos; en nuestro caso, México es nuestro mejor mercado, seguido de Colombia, Venezuela y Argentina. Y hay cierta apertura de mercado a Norteamérica, que va creciendo”.

Afirmó que “hay posibilidad de crecimiento en temas, autores y formatos. Y que hay una necesidad de autores nuevos y formatos nuevos”. Para Allende, los retos del libro religioso son: “el mundo digital, donde se está creciendo pero no estamos asentados; el campo del paradigma en la relación lector-cliente con la editorial, ya que ahora esta relación está mucho más marcada por la cercanía; el pasar de ser editores a ser gestores de contenidos (recoger también lo que otros escriben y ser capaz de difundirlo); y la escasez de nuevos autores”.

En la rueda de prensa se aportaron los últimos datos oficiales sobre el libro religioso en España (Fuente: Federación de gremios de editores de España: www.federacioneditores.org) que son de 2010. En ese año, se editaron casi 80.000 volúmenes de libros en España, de los que 2.600 eran religiosos. De los 302 millones de ejemplares publicados, 11 millones eran de libros religiosos. Así, la tirada media de los libros religiosos (4.261) superó la tirada media del libro general (3.790). Y, según el INE, en 2011, los libros religiosos y teológicos experimentaron un incremento del número de títulos del 5,4%, mientras que la media nacional apuntaba un descenso del 2,6%. Por último, según el ISBN, en los cuatro primeros meses de 2012, se han catalogado un total de 802 libros de temática religiosa y creencias.

Por último, Allende señaló, en cuanto a la temática: “Hay una disminución del libro confesional, hay un mayor interés por lo religioso-espiritual y sigue aumentado la actualidad y el interés por el conocimiento de Jesús de Nazaret”.

La revista hoy

El director de la revista, el jesuita Enrique Sanz Giménez-Rico, presentó la revista actual: “Sal Terrae edita 11 números al año con una periodicidad mensual, excepto en julio y agosto que el número es doble. Desde enero de 1912 han visto la luz 1.168 números ininterrumpidamente, a excepción del periodo que va desde agosto de 1936 a enero de 1938 que no se pudo publicar”. Explicó también cómo sus números son distribuidos en un 80% por territorio español y en un 20%, al resto del mundo, incluyendo China y que “actualmente cuenta con 3.100 suscriptores, la mayoría de ellos españoles, siendo los sacerdotes y los religiosos/as sus principales lectores, aunque desde 1970 cada vez más laicos se sirven de esta publicación para su formación personal y grupal”.

En cuanto a la temática, en esta revista de pensamiento se siguen ofreciendo respuestas a temas diversos, principalmente: teológico-pastorales, religiosos, sociales, familiares y psicológicos. Por ejemplo, los últimos números han versado sobre: los jóvenes en España, el acceso a Dios a través de la Belleza; la visibilidad de la fe en nuestra sociedad; la Espiritualidad en el Matrimonio y la Familia, el sufrimiento…

Sal Terrae fue fundada en 1912 por el padre Remigio Vilariño SJ, un gran publicista religioso de su tiempo y nació de la mano de la también jesuita "El Mensajero del Corazón de Jesús", órgano del Apostolado de la Oración, que se editaba en Bilbao. Estaba destinada, en palabras de Sanz

Giménez-Rico: “A sacerdotes de los pueblos, de las aldeas y del campo y su finalidad era ayudarles en la preparación de sus sermones y doctrinas y ejercer con más eficacia y ánimo sus ministerios parroquiales”. Para este jesuita “la intención actual de la revista es contribuir al diálogo de la Iglesia en el mundo, ¿cómo lo hace? Con su lenguaje, presentado la fe de la Iglesia en un lenguaje comprensible. Nuestros artículos quieren ser críticos, abiertos, plurales, propositivos y actuales”. Los autores, de toda la geografía española y de fuera de ella son sacerdotes, religiosos/as y también laicos, y gran parte de ellos tienen entre 35 y 50 años.

Por último, el director presentó el Congreso que comienza este viernes (1 y 2 junio) en la Universidad Comillas. Titulado: “La Teología Pastoral y sus encrucijadas”, será “una reflexión sobre el fundamento de la revista, la Teología Pastoral y quiere ser un homenaje a suscriptores y lectores y reflejar que la revista es Iglesia, somos Iglesia, por eso hemos invitado a la jerarquía – el congreso contará con ponencias, entre otros, del obispo emérito de Sigüenza, monseñor José Sánchez González y del vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Valladolid, monseñor Ricardo Blázquez Pérez--, a personas que trabajan directamente en pastoral y a personas que reflexionan en el ámbito universitario sobre la misma”.

Finalmente, Abel Toraño SJ, próximo director en unos días de la revista Sal Terrae, señaló los retos del futuro de la misma: “Hacer presente la revista en contextos sociales y eclesiales nuevos, claramente en América Latina; el segundo; estudiar cómo hacernos presentes en las nuevas tecnologías, en este sentido, por ejemplo ya hemos hecho el esfuerzo de digitalizar todas los

números de la revista, que se puede consultar en la web. Y tercero, la intención es poder llegar a un nuevo lector, como muchos laicos que necesitan una reflexión seria, teológica y multidisciplinar que atienda a su fe en su día a día. Queremos acercar la fe al mundo y, a la vez, acercar el mundo a la fe que puede dar respuestas”.