El Servicio Jesuita para los Refugiados muestra sus fotos

Exposición en el 'Gesù' sobre la labor del JRS sobre emergencia, refugiados sirios y congoleños

Roma, (Zenit.org) Redacción | 924 hits

El Servicio de lo Jesuitas para los Refugiados ha organizado una exposición fotográfica  titulada "Refugio y Sostenimiento - Hospitalidad en emergencia, refugiados sirios y congoleños". Es en ocasión de  la Jornada mundial del Refugiado y cuenta con fotografías tomadas por el personal de JRS que trabaja en Medio Oriente y los Grandes Lagos de África.

Se podrá visitar hasta el 30 junio en la iglesia del Gesù, en Roma, uno de los muchos lugares que tradicionalmente ha abierto sus puertas a los solicitantes de asilo, siguiendo su antigua vocación de santuario. Desde hoy y hasta el 21 de junio, además, un vídeo de 12 minutos que ilustra la vida y las dificultades de los refugiados a través de 200 fotografías, se proyectará entre las 21.00 y las 2.00 de la noche en la fachada de la Iglesia.  

El Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) es una organización católica internacional cuya misión es acompañar, servir y defender los intereses de los refugiados y otras personas desplazadas por la fuerza. Con programas en 50 a finales de 2012 más de 600.000 personas se estaban beneficiando directamente de los proyectos del JRS.

Con motivo del evento además se celebró una eucaristía presidida por el cardenal Antonio María Vegliò, presidente del Consejo pontificio para la pastoral de los emigrantes e itinerantes. A continuación intervinieron el director del JRS, Peter Balleis sj y el presidente del Centro Astalli, Giovanni La Manna sj.

Diversas experiencias de los refugiados y solicitantes de asilo, obligados a huir de la guerra, la persecución y otras violaciones de los derechos humanos se explican en la exposición:

En la cocina de campaña del Servicio Jesuita a Refugiados en Alepo, los voluntarios preparan hasta 17.000 comidas calientes al día. Éstas se distribuyen entre las familias desplazadas que carecen de los equipamientos necesarios en sus refugios para cocinar.

"Tras la muerte de su hijo mayor en un fuego cruzado, Abu Feras, un padre sirio, decidió llevar el resto de sus hijos y sobrinos a Naameh, en el Líbano: todo lo que deseo para el futuro es poder volver a casa sano y salvo con mis niños".

"Cada vez que los rebeldes atacan el campamento de Mokoto, en la provincia congoleña oriental de Kivu Norte, sus 4.000 habitantes se ven obligados a huir a la selva, pernoctando allí toda la noche sin comida ni agua".

"Mujeres congoleñas locales y desplazadas participan en un curso de costura en Masisi, Kivu del Norte, tras el cual, muchas son animadas y apoyadas para que pongan en marcha sus propias pequeñas empresas. Las mujeres también toman clases de alfabetización y asisten a talleres sobre derechos humanos".

La exposición sobre Refugio y Sostenimiento, en Beirut y Nueva York se inaugurará este próximo jueves.

La iniciativa, galardonada con la Medaglia di Rappresentanza concedida por el Presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, tiene como objetivo sensibilizar a la opinión pública a fin de que presione a los políticos para que defiendan los derechos humanos fundamentales de los refugiados y solicitantes de asilo, particularmente en las áreas de recepción, seguridad alimentaria y educación.

"Frente a la adversidad, la comida alimenta, el refugio protege, la hospitalidad abre puertas, la educación reconstruye futuros", dijo el director internacional del JRS, Peter Balleis SJ. Así mismo añadió que "es sólo a través de la educación que generaciones de niños y niñas refugiados tendrán las mismas oportunidades que se ofrecen a los demás, de construir comunidades de paz y de respeto a la diferencia. Pero no es sólo eso: la educación es una oportunidad para formar a los líderes del mañana, líderes que entiendan los terribles efectos de la violencia y el conflicto y que encuentren la fuerza para superarlos".

El JRS ofrece mensualmente ayuda alimentaria a más de 100.000 personas en Oriente Medio y África del Norte, principalmente en Siria, y también en Jordania y el Líbano. Este apoyo se proporciona mediante la elaboración diaria de más de 20.000 comidas calientes en las cocinas de campaña del JRS para aquellas familias que carecen de equipos de cocina, por ejemplo, en Alepo y Damasco. Estas comidas se distribuyen a mezquitas, a las escuelas convertidas en refugio, edificios públicos, parques, etc. Además ofrece educación y formación profesional a cerca de 220.000 niños y adultos. Sus principales áreas de trabajo son: educación, asistencia de emergencia, atención médica, actividades de subsistencia y servicios sociales.

El presidente del Senado italiano, Pietro Grasso, en un mensaje enviado al director internacional del JRS afirmó que "los refugiados son personas como nosotros que, por razones ajenas a su voluntad, se han visto obligados a abandonar sus hogares, países, empleos y, a menudo, sus familias para empezar de nuevo en países de acogida".  

Grasso destacó el valor del "trabajo de concienciación realizado por las asociaciones, instituciones, voluntarios y ciudadanos en nuestro país para dar esperanza a aquellos que buscan ayuda para reconstruir sus vidas".