El sínodo de África da un espacio al arte

Se exhibe la exposición “Tiempo de África” en la entrada del aula Pablo VI

| 1601 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves 15 de octubre de 2009 (ZENIT.org) Además de las intensas horas de intervenciones y discusiones libres, los cardenales, obispos así como los invitados a la II Asamblea Sinodal para África tienen una oportunidad para apreciar el arte.

En las tradicionales pausas para el café o para el almuerzo, los padres sinodales han podido recrearse, enriquecerse e inspirarse con una muestra de pintura religiosa africana.

Las bodas de Caná, festejadas por las tribus africanas, pintada por Joseph Belly Malenga Mpasi de República Democrática del Congo, la liberación del ángel encadenado, de Zeleqe Ewnetù, de Etiopía son algunas de las obras que pueden verse en estos días a la entrada del Aula Pablo VI en la exposición artística denominada “Tiempo de África”.

Una muestra que tiene la particularidad de acercar al corazón de la Iglesia esas pinceladas que dejan ver los recursos humanos, las expresiones complejas y originales así como las ricas tradiciones ancestrales del arte sacro africano.

Se organiza con el apoyo del Centro para la Orientación Educativa COE, una asociación de laicos voluntarios cristianos comprometidos en Italia y varios países del mundo que busca el desarrollo de una cultura de diálogo, de intercambio y solidaridad.

La COE fue fundada a finales de los años 50. En 1974 fue reconocida como una ONG por el ministerio de relaciones exteriores de Italia. En África sostiene proyectos en Camerún, Zambia, República Democrática del Congo y Papúa Nueva Guinea.

ZENIT habló con el organizador de esta muestra, Joseph Atangana Ndzie, quien trabaja como coordinador de la COE en Camerún. Para él, esta exposición pretende mostrar la “herencia cristiana de los fieles africanos y radicar el Evangelio en sus vidas”.

La muestra nació del sueño del sacerdote italiano Francesco Pedretti, fundador la COE, fallecido hace diez años. Inicialmente quería realizarla durante el primer Sínodo de África de 1994. “Es un homenaje al sínodo y al fundador”, dijo Joseph Atangana

Lenguaje universal

El organizador de la muestra, que estudió arte en la Pontificia Universidad Ubaniana de Roma, enfatizó que en cada obra se puede ver cómo los artistas expresan “la universalidad del cristianismo, la identidad católica de los fieles africanos. Hay una comunión de sentimientos”

“Cuando alguien ve este arte, hay un lenguaje universal que puede expresar la devoción. Una participación de la expresión del hombre a Dios singular que enriquece la universalidad de la Iglesia”, dijo.

Para Rosa Scandella, presidenta del COE, esta exposición muestra cómo los artistas africanos pueden ser una especie de “profetas que gritan con sus obras los grandes valores e ideales de los hombres en este continente, a menudo atormentado por situaciones históricas pero todavía capaz de construir el futuro”.

“Tiempo de África” hace realidad una de las principales conclusiones tras el primer sínodo de África de 1994: el diálogo entre el Evangelio y la cultura africana.

Y muestra, como dijo J. Atangana esa particularidad de los africanos de “expresar su religiosidad con todo su cuerpo, con su naturaleza. Es una fe alegre y sencilla. Es una expresión de vida”.

[Por Carmen Elena Villa]