El Vaticano acusado injustamente de blanqueo de dinero. Lo que los medios callan u olvidan

El Comité antilavado de la UE tras investigación calificó al IOR de 'Ampliamente conforme' a los estándares internacionales

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 2506 hits

En febrero de 2011 el Vaticano pidió a Moneyval la evaluación de las medidas adoptadas por la Santa Sede - Estado de la Ciudad del Vaticano, sobre prevención del blanqueo de dinero y financiación del terrorismo.

La Moneyval, (Committee of Experts on the Evaluation of Anti-Money Laundering Measures and the Financing of Terrorism: http://www.coe.int/t/dghl/monitoring/moneyval/) es un organismo de la Unión Europea que evalúa las medidas de prevención del blanqueo de dinero y financiación del terrorismo.

En noviembre de 2011 fue la primera visita de los evaluadores Moneyval. El equipo designado fue reputado como el más sólido que haya nunca reunido.

El equipo indicó que el actual sistema de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano es largely compliant (ampliamente conforme) respecto a los estándares internacionales. Si bien indicaron áreas con necesidad de mejoras que la Santa Sede esta actualmente implementando.

Cronología de los hechos

Al término de 2010, el Vaticano adoptó la Ley nº 127 para prevención y lucha contra el blanqueo y la financiación del terrorismo, entrada en vigor el 1 de abril de 2011. Los evaluadores la consideraron un importante paso si bien con lagunas y límites.

Recibida la observación, dos meses después la Santa Sede modificó la Ley 127 para volverla más efectiva. Para ello se introdujeron diversas medidas.

--Se ha introducido el criterio del risk based approach (enfoque basado en el riesgo) con el fin de la adecuada verificación de la clientela, así como la identificación de las transacciones sospechosas.

--Se han puesto las bases para una reforzada cooperación internacional, incluido el intercambio de informaciones con contrapartes exteriores (también el intercambio de informaciones relativas a datos precedentes al 1 de abril de 2011).

--La normativa interna sobre el secreto en materia financiera fue hecha explícita y conforme a los estándares internacionales.

--En materia penal se ha, entre otras, introducido una amplia definición de los delitos de blanqueo y financiación del terrorismo, así como precisado la gama de delitos-presupuesto, en conformidad con los estándares internacionales;

--Se reforzaron los poderes de los tribunales vaticanos para la lucha contra los delitos de blanqueo y financiación del terrorismo, como también los delitos-presupuesto, así como en materia de secuestro y confiscación de los beneficios de actividades ilícitas.

--En caso de falta de respeto a las normas sobre la prevención y la lucha contra el blanqueo y financiación del terrorismo, se han agravado las sanciones, haciéndolas además aplicables también a las personas jurídicas.

--Se han previsto Protocolos de Entendimiento obligatorios, para intercambio de información entre la Autoridad de Inspección Financiera (AIF), una institución ligada a la Santa Sede, y las Unidades de Información Financiera de los Estados extranjeros. Esto en la convicción de que tales Protocolos constituyan un instrumento eficaz y fiable para el intercambio de información, así como coherente con el principio de recirpocidad entre juridicciones empeñadas en la lucha contra el blanqueo y la financiación del terrorismo.

--Se ha hecho explícito el poder de la AIF para realizar inspecciones en materia de prevención y lucha contra el blanqueo y la financiación del terrorismo.

El texto enmendado de la Ley 127 prevé la adopción de Reglamento General en base al cual las inspecciones serán concretamente efectuadas.

Además, la Santa Sede ratificó las convenciones:

--Convención de Viena contra el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas de 1988;

--Convención de Nueva York para la represión de la financiación del terrorismo de 1999;

--Convención de Palermo contra la criminalidad organizada transnacional de 2000.

También, el área de la cooperación internacional ha sido atentamente verificada.

Tras los controles, los evaluadores de la Moneyval en su informe han indicado que el actual sistema de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano es largely compliant (ampliamente conforme) respecto a los estándares internacionales, si bien han indicado áreas con necesidad de mejoras.

--En el informe se dan algunas indicaciones, con referencia al uso de los Protocolos de Entendimiento como base para la cooperación internacional entre unidades de información financiera.

La Santa Sede en cambio considera que son coherentes con los estándares internacionales: tal opción es compartida por otras juridicciones, incluídas, entre otras, Nueva Zelanda, Canadá y Australia; y tal opción no desagrada a importantes miembros GAFI como Estados Unidos [La Financial Action Task Force on Money Laundering (FATF), Grupo de acción financiera en contra del lavado de dinero también conocido por su nombre en francés como Groupe d'action financière sur le blanchiment de capitaux (GAFI)].

--La Comisión Pontificia va a adoptar un Reglamento General sobre los poderes de inspección de la AIF. La Moneyval ha notado que hasta cuando tal Reglamento entre en vigor, los poderes de inspección son explícitamente definidos. Tal Reglamento, cuyo texto ha sido ya elaborado, refleja la seriedad de los objetivos de la Santa Sede.

El Informe Moneyval observa entretanto que la estructura de la AIF, hace difícil la efectiva aplicación de los estándares internacionales y los evaluadores han expresado escepticismo sobre su "concreto funcionamiento". El Vaticano agradeció la observación que acoge seriamente.

El Informe subraya que podría surgir un conflicto de intereses si la misma persona desempeña su actividad en un ente vigilado y al mismo tiempo en el ente vigilante.

Pasos sucesivos a la modificación de la Ley 127

El Vaticano ha pasado de soluciones a breve plazo a soluciones a largo plazo, sostenibles y efectivas. Y se pretende proseguir en esta dirección.

A título de ejemplo, dos meses después de la primera visita, la Santa Sede ha introducido una lista interna de sujetos detectados como terroristas, en línea con las medidas exigidas por las relevantes Resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

--Ha sido oficialmente enviada una carta de adhesión al Gruppo Egmont;

--Mediante la estipulación de los Protocolos de Entendimiento, la AIF se ha situado rápidamente en la red internacional de las unidades de información financiera;

--La Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano ha iniciado, como ya se ha observado, el iter de adopción del Reglamento General sobre los poderes de inspección de la AIF;

--Ha sido iniciada una ulterior revisión del ordenamiento penal, en vista de su modernización a la luz de los estándares internacionales;

--Se ultimará en breve la evaluación de los factores de riesgo;

--Está en fase de evaluación la ratificación de ulteriores convenciones para la lucha contra la criminalidad y la introducción de una nueva normativa en materia de organizaciones sin fin de lucro.

Conclusiones

La Santa Sede se propone reforzar el sistema en su conjunto; en especial, entre las 16 recomendaciones GAFI esenciales para la lucha contra el blanqueo y financiación del terrorismo, hay siete áreas a las que la Santa Sede debe o quiere prestar especial atención.

En su informe la Santa Sede indica “Hemos realizado un paso definitivo, poniendo los cimientos de una "casa", o sea de un sistema de lucha al blanqueo y a la financiación del terrorismo, que sea sólido y sostenible. Ahora queremos construir completamente un "edificio" que demuestre la voluntad de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano de ser un partner fiable en la comunidad internacional”.

Fuente: Conferencia de prensa.
http://www.zenit.org/es/articles/informe-de-moneyval-sobre-la-santa-sede-y-el-estado-de-la-ciudad-del-vaticano