El Vaticano alza la voz en la ONU a favor de los derechos de los refugiados

| 952 hits

NUEVA YORK, jueves, 9 noviembre 2006 (ZENIT.org).- La Santa Sede alzó este miércoles su voz a favor de los refugiados y los desplazados internos ante las Naciones Unidas y denunció que algunos países no respetan los derechos internacionalmente reconocidos a estas personas.



El arzobispo Celestino Migliore, observador permanente del Vaticano en la ONU, tomó la palabra ante la Comisión que analizaba el informe del último año del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El arzobispo reconoció que «lamentablemente asistimos a un cierto deterioro del concepto jurídico de asilo porque algunos estados dan la preferencia a la legislación nacional o a los acuerdos bilaterales sobre la ley de refugiado internacional».

Es más, denunció, «el acceso al asilo se ha hecho más difícil debido al fenómeno de los flujos mixtos y algunos países no reconocen o no respaldan algunos derechos internacionalmente establecidos en su legislación nacional, como la libertad de movimiento, el derecho al trabajo y el reconocimiento de títulos».

Según el representante de Benedicto XVI, «cada persona debería ser capaz de ejercer el derecho a ser protegido», como «se recoge en mucho acuerdos internacionales».

«Una duradera solución del problema de los refugiados y los desplazados internos no les afectará sólo a ellos, sino que repercutirá también sobre toda la familia humana»

«Están en juego los derechos y la dignidad de nuestros hermanos que sufren y, como tales, se merecen nuestra más alta consideración y todos nuestros mejores esfuerzos para protegerles», conluyo el arzobispo Migliore.