El Vaticano, observador extrarregional de la integración centroamericana

La Iglesia tiene un rol importante en el desarrollo social, cultural y educativo. También en derechos humanos y seguridad democrática

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1397 hits

En la ciudad de San Salvador, en la sede de la Secretaría general del “Sistema de Integración Centroamericana” (SICA) la Santa Sede firmó este lunes un acuerdo con el SICA, con el cual se vuelve observador extraregional del Sistema. Lo informó hoy la Sala de Prensa del Vaticano.

Por la Santa Sede firmó el obispo Luigi Pezutto, nuncio apostólico en El Salvador y por el SICA su secretario general Juan Alemán Gurdián, ante la presencia de diversos embajadores latinoamericanos.

En la Reunión ordinaria de jefes de estado y gobierno del SICA, que se realizó en diciembre pasado en la capital nicaraguense, Managua, fue acogido el interés de la Santa Sede para participar en el SICA como Observador extra regional, en particular por la contribución que puede ofrecer la Iglesia católica al desarrollo social, cultural y educativo, así como en cuestiones de derechos humanos y seguridad democrática.

Los estados que integran el SICA son las Repúblicas de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica y Panamá, que lo crearon. Al SICA está adherido Belice, y como país asociado la República Dominicana. Los Estados Unidos Mexicanos como observador regional y la República de China y España, como observadores extraregionales.
 Formalmente, el SICA entró en funcionamiento el 1° de febrero de 1993.

Objetivos del SICA

El Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) tiene por objetivo fundamental la realización de la integración de Centroamérica, para constituirla como Región de Paz, Libertad, Democracia y Desarrollo. En ese sentido, se reafirman los siguientes propósitos:

Consolidar la democracia y fortalecer sus instituciones sobre la base de la existencia de Gobiernos electos por sufragio universal, libre y secreto, y del irrestricto respeto a los Derechos Humanos.

Concretar un nuevo modelo de seguridad regional sustentado en un balance razonable de fuerzas, el fortalecimiento del poder civil, la superación de la pobreza extrema, la promoción del desarrollo sostenido, la protección del medio ambiente, la erradicación de la violencia, la corrupción, el terrorismo, el narcotráfico y el tráfico de armas.

Impulsar un régimen amplio de libertad que asegure el desarrollo pleno y armonioso del individuo y de la sociedad en su conjunto.

Lograr un Sistema regional de bienestar y justicia económica y social para los pueblos Centroamericanos.

Alcanzar una unión económica y fortalecer el Sistema financiero Centroamericano.

Fortalecer la región como bloque económico para insertarlo exitosamente en la economía internacional.

Reafirmar y consolidar la autodeterminación de Centroamérica en sus relaciones externas, mediante una estrategia única que fortalezca y amplíe la participación de la región, en su conjunto, en el ámbito internacional.

Promover, en forma armónica y equilibrada, el desarrollo sostenido económico, social, cultural y político de los Estados miembros y de la región en su conjunto.

Establecer acciones concertadas dirigidas a la preservación del medio ambiente por medio del respeto y armonía con la naturaleza, asegurando el equilibrado desarrollo y explotación racional de los recursos naturales del área, con miras al establecimiento de un Nuevo Orden Ecológico en la región.

Conformar el Sistema de la Integración Centroamericana sustentado en un ordenamiento institucional y jurídico, y fundamentado asimismo en el respeto mutuo entre los Estados miembros.