El Vaticano pide más información sobre organismos genéticamente modificados

Estudia la cuestión como respuesta a la lucha contra el hambre, revela monseñor Martino

| 958 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 4 julio 2003 (ZENIT.org).- Ante el drama del hambre que sufre gran parte de la humanidad, la Santa Sede ha pedido más información y profundizar los conocimientos sobre los organismos genéticamente modificados (OGM).



Así lo anunció el arzobispo Renato Martino, presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, tras la Conferencia ministerial sobre Biotecnología, que se celebró en Sacramento (California) del 23 al 25 de junio.

«La Santa Sede comprende la urgente necesidad de ofrecer seguridad alimentaria a todas las personas, especialmente a las que sufren a causa de la pobreza, el hambre y la mala alimentación», afirmó el prelado en su intervención en la Conferencia a la que ha tenido acceso Zenit.

«La presencia de una delegación en la reunión ofreció a la Santa Sede la oportunidad de observar, escuchar, los testimonios de expertos y poder aprender sobre los diferentes programas y proyectos que involucran el uso de OGM», reconoció.

«Saciar el hambre es esencial. Encontrar medios para lograrlo es un imperativo. Al mismo tiempo, la Santa Sede sigue estudiando el más amplio uso de OGM», reveló.

«La información que ha sido recogida será muy útil para que la Santa Sede desarrolle una visión clara sobre el uso de los OGM», explicó monseñor Martino.

«La información lleva a la participación --concluyó--. La participación enriquece. El uso de OGM necesita ser ampliamente discutido de manera que se puedan tomar decisiones informadas a favor de los que reciban y utilicen estos productos. Esto permitirá a estas personas seguir en el camino hacia un desarrollo sostenible».

La reunión de Sacramento, en la que participaron ministros de agricultura, científicos y agentes sanitarios de más de un centenar de países, se caracterizó por el enfrentamiento de posiciones entre la Unión Europea (que no envió a ministros) y Estados Unidos, que en esta materia tienen visiones opuestas.