El viaje del papa a Cerdeña, de lo legendario a las dificultades de la Europa de hoy

Entrevista a Mons. Becciú, el número dos de la Secretaría de Estado del Vaticano. Un viaje que nació casi por caso en el santuario que le dio el nombre a la ciudad natal de Francisco

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1382 hits

Este próximo domingo 22 de septiembre, el papa Francisco visitará el santuario de Nuestra Señora de Bonaria situado en la isla de Cerdeña. Una invitación que partió casi bromeando. Un santuario que nació mucho antes de la llegada de Colón a América y que le dio su nombre a la ciudad natal del papa Francisco. Un lugar de oración en donde ya existía un monasterio de los mercedarios, orden empeñada en el rescate de los cristianos caídos en esclavitud de los moros, pero también dedicados a defender los indios explotados en América. De la visita del papa emergerá además la realidad de algunas zonas de la Europa 'rica', en donde la desocupación juvenil obliga a tantos a emigrar.

Una serie de factores que vuelven particularmente interesante este viaje del papa a Cerdeña y que el arzobispo Giovanni Becciù, el número dos de la Secretaría de Estado del Vaticano y ex nuncio apostólico en Cuba, le ilustra a ZENIT, en esta entrevista que les proponemos a continuación.

Excelencia, ¿cómo ha nacido este deseo del santo padre de a este santuario de Cerdeña?

--Mons. Becciù: Un día el santo padre me explicó que Buenos Aires, la capital de Argentina, debía su nombre a la llegada en aquellas costas de un grupo de marineros sardos que en 1580 le sugirieron o le impusieron al explorador español Juan de Garay que bautizara la ciudad naciente con el nombre del santuario de la ciudad de Cagliari, Nuestra Señora de 'Bonaria'. Al ver el interés del papa por aquel santuario y sabiendo que no habría retornado en breve a la Argentina, me vino espontáneo decirle: Por qué no se consuela y viene a visitar a esta cercana 'Buenos Aires' que está en Cerdeña? La mía era una simple provocación. ¡Pocos días después llegó el anuncio de su viaje a Cagliari!

¿Qué podemos contar a nuestros lectores sobre la historia de la imagen?

--Mons. Becciù: Se cuenta que el 25 de marzo de 1370 una nave proveniente de Cataluña se encontró en dificultad delante de las costas de Cagliari debido a una violenta tempestad y que para evitar que se hundiera arrojaron su carga en el mar, incluida una caja que estorbaba. Apenas esta tocó el agua, la tempestad se calmó y la caja llegó flotando plácidamente en la playa de Cagliari. Los frailes del convento mercedario, ubicado en la colina de Bonaria que se asoma sobre la playa, abrieron la caja y encontraron en su interior una estatua grande de madera de algarrobo que representaba a la Virgen María teniendo consigo al Niño Jesús y en la otra mano una vela entendida.

¿Este prodigio particular o también algo más?

--Mons. Becciù: Como le indiqué fue la tempestad calmada. Aunque más allá del prodigio, que muchas veces se indica en la historia del encuentro de otras imágenes milagrosas también en América Latina, el hecho más importante es que la devoción de la Virgen de Bonaria prontamente se difundió tanto en Cerdeña como entre los marineros españoles. Fue así que la 'Madonna di Bonaria' se volvió la protectora de los navegantes y la máxima patrona de Cerdeña, además que la meta de peregrinaciones y punto de cohesión para los sardos.

Era un santuario de los mercedarios, ellos se ocupaban de la protección de los prisioneros de los moros pero también de los indios en America. Los frailes mercedarios se establecieron en aquella colina en 1335 y ¡están allí desde hace siete siglos! Sabemos además que san Pedro Nolasco fundó la Orden en 1218 en la ciudad de Barcelona, con la finalidad de librar a los prisioneros cristianos reducidos a la esclavitud por los musulmanes.

A través de los siglos también en Cerdeña ellos recibieron altos galardones por el hecho de asistir a las clases más necesitadas y al mismo tiempo mantenían viva la devoción al Santuario de Bonaria. La próxima visita del papa Francisco es el cuarto de los pontífices que serán acogidos: el primero fue Pablo VI en 1970, y después Juan Pablo II y más recientemente a Benedicto XVI.

¿Su excelencia es de la ciudad de Sassari, ¿cómo los sardos sienten el hecho que un papa vaya a visitarlos?

Nací en Pattada, una pequeña ciudad de la diócesis de Ozieri, en la provincia de Sassari. Los días pasados cuando me encontraba de vacaciones en mi hermosa isla, pude constatar directamente cuantas expectativas existían entre mis compatriotas por la visita del papa. Están orgullosos de la predilección que les ha mostrado Francisco y estoy seguro que le darán una acogida extraordinaria.

Cerdeña es una tierra de pastores, pero también de vientos, puertos, navegantes y me imagino que hay muchos sardos que emigraron a Latinoamérica

--Mons. Becciù: Cerdeña es famosa por sus bellezas naturales, por la tradicional hospitalidad de sus habitantes, por su cocina, por ser meta del turismo internacional. Más allá de este aspecto sugestivo, la isla, dicho sea de paso, sufre una grave crisis debido al desempleo especialmente entre los jóvenes, quienes se ven obligados a emigrar para encontrar trabajo. Éste es un aspecto de tal manera dramático que no podrá no emerger durante la visita del papa. Se nutre la esperanza que el santo padre pueda sacudir y animar a las autoridades políticas y empresariales locales a encontrar soluciones que permitan salir de este túnel.