Elegida la nueva superiora general de las Hermanas de la Sagrada Familia de Spoleto

Sor Agnese Grasso guiará el instituto fundado por el beato Pietro Bonilli en 1888

| 1149 hits

SPOLETO, Miércoles 25 julio 2012 (ZENIT.org).- El miércoles 18 de julio, en la casa de retiros de Collerisana en Spoleto, fue electa la nueva superiora general del Instituto de las Hermanas de la Sagrada Familia de Spoleto, fundadas por el beato Pietro Bonilli en 1888. Se trata de sor Agnese Grasso, de 55 años, originaria de Mugnano en Nápoles. Consejera general saliente y superiora justamente de la Casa de retiros de Collerisana, toma el puesto de madre Danila Santucci, quien ha guiado el Instituto durante los últimos dieciocho años (1994-2012). La elección tuvo lugar durante el XVI Capitulo General Ordinario del Instituto, iniciado el pasado 2 de julio en Cannaiola de Trevi --lugar de fundación del Instituto, en cuya iglesia reposan los restos mortales del beato Bonilli--, con una solemne concelebración eucarística presidida por el arzobispo de Spoleto-Norcia, monseñor Renato Boccardo.

Además de la superiora general fue electo también el nuevo Consejo General, es decir, el organismo que ayudará a madre Agnese en el gobierno del Instituto. Como vicaria general fue electa sor Danila Santucci, superiora general saliente. Las nuevas consejeras son: sor Giovanna Per, vicaria general saliente, sor María Antonieta López Bueno, proveniente de Chile, y Sor Irenea Gisondi, proveniente de la comunidad de Catania. Sor Provvidenza Orobello, proveniente de la comunidad de Niscemi, fue designada como secretaria del Consejo. Y finalmente, sor Raffaella Di Santo, fue confirmada en el rol de ecónoma general del Instituto.

El carisma las hermanas de la Sagrada Familia de Spoleto –dice una nota enviada por la congregación--, es contemplar la encarnación de Jesús en Nazaret viviendo, en la cotidianidad, el estilo de vida familiar por él realizado con María y José para realizar el proyecto de Dios Padre: hacer del mundo la grande y única familia del hijo de Dios. Esto se concretiza al acoger a los ancianos, los discapacitados y aquellas personas rechazadas por la sociedad, y además con las guarderías y la vida pastoral. Las comunidades se encuentran en: Italia, Libia, Costa de Marfil, RD Congo, India, Chile, Guatemala, El Salvador y Brasil.