Elegido un nuevo director de la “Civiltà Cattolica”

La centenaria revista de la Compañía de Jesús

| 1744 hits

ROMA, martes 6 de septiembre de 2011 (ZENIT.org).- El jesuita italiano Antonio Spadaro es el nuevo director de la Civiltà Cattolica, la centenaria revista de la Compañía de Jesús. Nombrado directamente por el padre general de la Compañía, el padre Spadaro asumirá la responsabilidad del “Colegio de los Escritores” – en sustitución del padre GianPaolo Salvini, que había desempeñado estecargo desde julio de 1985 – a partir del primer cuaderno del próximo octubre, 162° año de actividad.

Antonio Spadaro nació en Messina (Sicilia) y tiene 45 años. Es licenciado en Filosofía por la Universidad de Messina, y doctor en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana. Fue durante cinco años responsable de las actividades culturales de los jesuitas en Italia.

Comenzó a escribir en La Civiltà Cattolica en 1994. Se ocupó sobre todo de cultura y, en particular, tanto de crítica literaria – estudiando especialmente autores italianos y estadounidenses –, como del modo como las nuevas tecnologías de la comunicación están cambiando la forma de vivir y pensar, también la fe. Ha publicado 15 libros, ha dirigido otros 8. Ha promovido varias iniciativas culturales ligadas al mundo de la literatura y de la Red. Enseña en la Universidad Gregoriana.

GianPaolo Salvini, 75 años, milanés, se licenció en Economía en la Católica de Milán, y consiguió el doctorado en Teología en la Facultad de Innsbruck. Fue director de la revista Aggiornamenti Sociali, y desde noviembre de 1984 forma parte de la redacción de Civiltà Cattolica, de cuyo Colegio seguirá formando parte como cronista de la vida de la Iglesia. Es consultor del Consejo Pontificio “Justicia y Paz” y miembro del Comité científico del Instituto Pablo VI de Brescia.

La Civiltà Cattolica, fundada en 1850, es la más antigua de las actuales revistas italianas. Depende directamente del padre general de los jesuitas. La redacción recibe el nombre de “Colegio de los escritores”, según los estatutos de Pío IX aún en vigor. Uno de los institutos prevé que sólo escriban jesuitas en ella. La revista sale el primer y tercer sábado del mes (24 cuadernos al año, 2.500 páginas en 4 volúmenes).

El primer director de la revista, y su inspirador, fue Carlo Maria Curci, pero quien la quiso fue sobre todo el papa Pío IX (en ese momento exiliado en Gaeta). La idea que empujó a la fundación de la revista fue la de defender la “civilización católica”, como entonces se la concebía, amenazada por los enemigos de la Iglesia, en particular de liberales y masones, que inspiraban muchas de las ideas clave de la Italia del Risorgimento.

La revista ha tenido siempre una relación especial con la Santa Sede: no es un órgano oficial, pero trabaja desde siempre en sintonía con ella. Los bocetos de la revista, de hecho, son revisados por la Secretaría de Estado vaticana antes de imprimirse.

[Más información: http://www.laciviltacattolica.it]