Emb. de Israel ante la Santa Sede: 'el viaje del Papa será piedra angular de la paz'

Zion Evrony considera que el viaje de Francisco a su paí­s dará un fuerte impulso al diálogo interreligioso y a la paz en la región

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1305 hits

En un desayuno de trabajo realizado este martes en Roma, con embajadores y periodistas, el embajador de Israel ante la Santa Sede, Zion Evrony, consideró que el viaje del Papa Francisco a su país será muy positivo y dará un fuerte impulso al diálogo interreligioso y a la paz en la región.

“El domingo 25 el papa Francisco iniciará su visita en Israel. Será una nueva piedra angular de importancia histórica, no solamente en las relaciones entre Israel y la Santa Sede, sino también entre la Iglesia católica y el pueblo judío” dijo.

El encuentro ha sido organizado por Mediatrends (www.mediatrendsamerica.com) rica Latina y la española Fundación Promoción Social de la Cultura (FundaciónFPSC.org) y se realizó en el hotel NH Giustiniani.

Interrogado por ZENIT sobre el significado de un Papa acompañado en el viaje por un jeque musulmán y un rabino, el embajador Evrony lo consideró muy positivo.

“Creo que este gesto sea muy importante para promover el diálogo interreligioso, que es la base de la comprensión recíproca para la reconciliación y la paz” dijo, y añadió que “el diálogo interreligioso puede abrir incluso espacio a la comprensión política". Añadió que "el viaje de un Papa acompañado por un líder religioso musulmán y un rabino, o sea junto al líder de la Iglesia católica, y por lo tanto tres representantes de las tres grandes religiones monoteístas, tendrá en Tierra Santa un impacto fundamental”.

El diplomático israelí, al responder al embajador argentino ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero, sobre el impacto de la visita de un Papa latinoamericano a Israel, recordó que “viene de una tierra en la que ya había visitado una sinagoga antes de ser Papa. Y había ya creado relaciones con la comunidad judía en Argentina, y participado en un programa televisivo junto al rabino Skorka” y que “la experiencia personal de cada Papa tiene una influencia sobre la relación, estilo y naturaleza de la visita”.

De las visitas de los tres papas a Israel, Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI, todos europeos, se centró en Juan Pablo II “que creció en una ciudad cercana a Cracovia en la que había una importante comunidad judía, tuvo amigos judíos y pudo ver con sus ojos el horror del Holocausto, estaba en una ciudad cercana a Auschwitz y esto tuvo importancia en su relación con la comunidad judía, relación ya iniciada por Juan XXIII”.

Recordó también que “el papa Francisco fue testimonio de dos ataques en Argentina, uno a la embajada de Israel y otro a la mutual judía y siempre tuvo un sentido de empatía y se identificó con el sufrimiento de pueblo judío” y añadió que antes de ser Papa “hizo una declaración contra el terrorismo, ha hablado contra el uso de la violencia en nombre de la religión y en nombre de Dios, que ha calificado como inaceptable”.

Poco antes recordó que Bergoglio estuvo en Israel en octubre de 1973, cuando era provincial de los jesuitas, que visitó durante dos días Galilea y después fue a Jerusalén. Pero el conflicto de Yom Kippur le obligó a quedarse en el hotel, o sea "que empleó mucho tiempo en leer la Biblia pero no tuvo mucha oportunidad de visitar Israel".

Sobre el proceso de paz, respondiendo al embajador de Costa Rica ante la Santa Sede, Fernando Sánchez Campos, el embajador Evrony reconoció que “en este momento el proceso de paz se encuentra parado”, y que el Papa es un grandísimo líder espiritual, un mensajero de paz y tiene como tema central de sus discursos y homilías la lucha por la paz”. Recordó que “cuando llegue a Israel deberá hablar con los líderes religiosos, con la comunidad de cristianos que cuenta con varios miles de personas, y su mensaje de paz tendrá un impacto muy fuerte y central en sus discursos” porque consideró, “los líderes religiosos y espirituales pueden ayudar a reducir la animosidad que existe entre las dos partes en conflicto, y contribuir a construir puentes”.

Por lo que se refiere al diálogo interreligioso añadió que “su visita traerá resultados positivos, a cincuenta años del documento Nostra Aetate, cuando comenzamos a pensar en nuestras relaciones con la Santa Sede” Y calificó a esta visita como “una oportunidad para buscar nuevos modo para mejorar la relación de diálogo”.