Emergencia alimentaria en el Sahel

Un millón de niños con desnutrición grave

| 1143 hits

MADRID, lunes 6 febrero 2012 (ZENIT.org).- Más de un millón de niños menores de cinco años necesitan tratamiento en los centros de alimentación para la desnutrición aguda grave de la región africana del Sahel, según ha hecho público la agencia de la ONU para la infancia, Unicef.

Unicef lleva meses trabajando para evitar que la emergencia se agrave. La escasez de lluvias ha afectado las cosechas y ha dejado en situación precaria a comunidades enteras. Según el análisis de situación realizado durante el verano y el otoño por los equipos de nutrición de Unicef, siete de los ocho países de la zona presentan focos con tasas elevadas de desnutrición en niños menores de cinco años.

Los índices de desnutrición en las regiones más secas de Chad y Mauritania, Níger o Mali, requieren una respuesta de emergencia. Comunidades enteras de Burkina Faso, Senegal, el norte de Camerún y Nigeria también están en riesgo.

Existe un tratamiento terapéutico que combate la desnutrición. Por ello, el esfuerzo de Unicef y sus aliados se centra en conseguir suficiente cantidad de alimento terapéutico ante las crecientes necesidades que se esperan para los próximos meses, y así, evitar una emergencia a gran escala.

“El desafío es grande y, si se consiguen los recursos necesarios para una acción a gran escala, aún se está a tiempo de evitar una catástrofe humanitaria”, advierte Unicef.