Empleo, migración, pobreza… Preocupaciones del Papa por México

En las conversaciones con los obispos mexicanos

| 756 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 13 septiembre 2005 (ZENIT.org-El Observador).- Benedicto XVI ha manifestado su preocupación pastoral por el empleo, la inmigración, y el desarrollo integral en sus conversaciones con el segundo grupo de obispos mexicanos que están realizando la visita «ad limina apostolorum».



La pobreza en México, que golpea a 25 millones de personas, es uno de los temas que el Papa ha comentado en los diez o quince minutos de conversación que mantiene en privado con cada obispo, según varios de ellos han expresado a Zenit-El Observador .

En diversas declaraciones --recogidas en la página electrónica oficial de la Conferencia del Episcopado Mexicano-- los obispos mexicanos dan idea de cómo el Papa se encuentra interesado por problemas específicos que sufre la gente en este país.

Así, monseñor Francisco Robles Ortega, arzobispo de Monterrey, ha declarado que «al Santo Padre le interesó el tema de la realidad en la Arquidiócesis, el estado que guarda la fe cristiana, el tema de la pobreza en una ciudad grande, que por una parte presenta grandes oportunidades de empleo, de trabajo, pero al mismo tiempo también se presenta, lunares y cinturones de mucha pobreza».

Por su parte, el obispo de Tampico, monseñor José Luis Dibildox subrayó que el Papa le pidió «que hablara un poco sobre mi diócesis, sobre la gente que vive ahí, la situación de los pobres, si hay trabajo para la gente; tiene la inquietud de porqué emigra la gente, porqué los jóvenes se van a Estados Unidos, que si no hay fuentes de trabajo».

Más adelante, el obispo de Tampico, que es un puerto importante del Golfo de México, dijo que «el Santo Padre me preguntaba sobre los pescadores: ¿no hay trabajo para los pescadores?».

«El Papa me pedía que ojalá promoviéramos mas a los empresarios para que generen fuentes de empleo para que la gente tenga forma de vivir, que si se emigra después viene el descontrol en las familias, sobre todo mostró interés por fortalecer la familia», concluyó diciendo el obispo de Tampico.

Al explicar su audiencia con Benedicto XVI, el obispo de Saltillo, monseñor Raúl Vera López dijo que nada más ver el mapa de la diócesis, el Papa le preguntó sobre «si la gente que atiendo son pobres, que le hablara sobre la situación que viven los obreros y los campesinos del desierto, que deben vender su fuerza de trabajo por bajos salarios».

Estos temas también habían salido la semana anterior en las conversaciones de los obispos mexicanos del primer grupo en visita «ad limina apostolorum», pertenecientes a la región Noroeste-Pacífico, cuyas diócesis están afectadas por el narcotráfico y el tráfico de seres humanos.