Empresarios y obispos analizaron el desafío del empleo digno

| 1459 hits

BUENOS AIRES, martes, 4 julio 2006 (ZENIT.org-Aica).- Unos 70 empresarios y obispos de 15 países latinoamericanos analizaron entre el 3 y el 4 de julio la problemática del empleo en la región y expresaron preocupación por el deterioro del sistema democrático como factor de contención social.



Fue el desafío del octavo simposio sobre la empresa como generadora de empleo digno y factor de distribución de la riqueza, que ha organizado en esta ocasión el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y la Unión Internacional de Asociaciones de Empresarios Cristianos (UNIAPAC), en la casa de ejercicios El Cenáculo - La Montonera, de Pilar.

«Nos preocupa mucho el deterioro del sistema democrático en nuestros países y el poder generar puestos de trabajo dignos», subrayó el obispo de Gualeguaychú y responsable de la Sección Laicos Constructores de la Sociedad del CELAM, monseñor Jorge Lozano.

El prelado recordó que este tema será el eje de la V Asamblea General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, que se realizará en mayo de 2007 en el santuario de Aparecida, Brasil, con la presencia del papa Benedicto XVI.

«Allí se volcarán todos los aportes de políticos, sindicalistas y empresarios que venimos recogiendo», consignó.

El obispo consideró que hay un «deterioro cierto» en la convicción de la gente en la eficacia de la democracia para solucionar los problemas concretos de pobreza y exclusión social, e insistió en que «este es un tema que nos preocupa mucho y que tiene un largo aliento por delante».

Monseñor Lozano destacó que el vínculo de la democracia con la justicia y con los puestos de trabajo viene siendo un tema de análisis en «espacios» específicos del CELAM, que toman parte diferentes expresiones de religiosos y laicos.

Los excluidos del modelo
Por su parte, el presidente de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), Santiago del Sel, recordó que «en Latinoamérica hay millones de pobres y excluidos del modelo social de desarrollo de las oportunidades», por lo que estimó auspiciosos estos espacios para buscar formas de generación de empleo «digno y de calidad».

Del Sel señaló que este tema es de una «trascendencia central y crítica», cuando la norma es hoy «el trabajo informal o infantil».

Hacia una sociedad más justa y solidaria
El papa Benedicto XVI envió un saludo a los participantes del Simposio, a quienes animó a construir una sociedad más justa y solidaria, que tenga como meta el bien común por encima de los intereses sectoriales, de los objetivos meramente económicos y políticos, y de las concepciones unilaterales de las ideologías.

El texto de la nota del Pontífice remitida por el nuncio apostólico, monseñor Adriano Bernardini dice: «Saludo cordialmente a los organizadores, disertantes y participantes del Simposio Iglesia-Empresa, a realizarse en El Cenáculo - La Montonera, el 3 y 4 de julio y al mostrarse complacido por dicha iniciativa, formula fervientes votos para que el esplendor de la verdad los ilumine y que estos días de reflexión contribuyen a orientar, a la luz de la doctrina social de la Iglesia, la búsqueda de todo lo que atañe a la construcción de una sociedad más justa y solidaria, que tenga como meta el bien común por encima de los intereses sectoriales, de los objetivos meramente económicos y políticos, y de las concepciones unilaterales de las ideologías. Mientras pide al Señor por mediación de la Virgen María, sede de la sabiduría, que haga fecundas y exitosas esas jornadas, el Santo Padre imparte de corazón a todos los concurrentes, en prenda de especial benevolencia, la implorada bendición apostólica».

Participantes
Entre los participantes se encuentran el obispo de Salto (Uruguay) y responsable de la Pastoral Social del CELAM, monseñor Pablo Galimberti; y los obispos argentinos Jorge Casaretto, de San Isidro y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social; Fernando Bargalló, de Merlo-Moreno; Oscar Sarlinga; de Zárate-Campana; Carlos Franzini, de Rafaela; y Luis Stöckler, de Quilmes.

También asisten los obispos Fernando Chomali, auxiliar de Santiago de Chile; Julio César Corniel, de Puerto Plata (República Dominicana); Pierre Dumas, auxiliar de Puerto Príncipe (Haití); Ulises Gutiérrez; de Carora (Venezuela); René Sandigo Jirón, de Juigalpa (Nicaragua); Ricardo Valenzuela, auxiliar de Asunción (Paraguay); Pablo Varela Server, auxiliar de Panamá; y Oscar Julio Vian Morales, de Peten (Guatemala).