En el día de la Inmaculada, el Papa saluda Movimiento de Schoenstatt

Realidad eclesial mariana surgida en Alemania

| 2619 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 8 de diciembre de 2010 (ZENIT.org).- En el día de la Inmaculada Concepción, Benedicto XVI saludó de manera particular a los miembros del Movimiento de Schoenstatt, realidad eclesial mariana surgida en Alemania.

Al concluir la oración mariana del Ángelus, junto a miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano a mediodía, el pontífice saludó en alemán a los fieles presentes y les invitó a "decir sí a la voluntad de Dios y a avanzar en el camino de la santidad".

Schoenstatt, conocido por algunos como el decano de los nuevos movimientos surgidos en la Iglesia católica durante el siglo XX, se originó con la Alianza de Amor con la Santísima Virgen, que el Padre Josef Kentenich (1885-1968) sellara por primera vez el 18 de octubre de 1914.

Atendiendo pastoralmente a estudiantes, precisamente en Schoenstatt, localidad situada cerca de Coblenza (Alemania), el padre Kentenich rápidamente se dio cuenta de la necesidad de conjugar la verdad de la fe con las exigencias de los tiempos y la necesidad, para los jóvenes que se le habían confiado, de un nuevo tipo de educación que naciera de lo íntimo de la persona haciéndola libre y capaz de opciones responsables.

En el mundo existen hoy unos 200 centros del Movimiento de Schoenstatt, cuyo punto principal es el Santuario, réplica del pequeño santuario original que se encuentra en el valle de Schoenstatt,  donde el padre Kentenich, junto a estudiantes, había sellado la Alianza de amor, con María y con Dios uno y trino.

En ese Santuario los estudiantes confiaron la propia vida a Nuestra Señora pidiéndole que hiciera de la Capilla un hogar en el que obtener la gracia de la acogida, la gracia de la transformación interior, la gracia del envío y de la fecundidad apostólica.

Esta experiencia llegaría a ser el núcleo de la espiritualidad del Movimiento y la Capilla la meta de peregrinaciones marianas para millones de personas procedentes de todo el mundo. La Obra, aprobada por la autoridad eclesiástica en 1964, hoy está formada por 20 ramas que con formas distintas de compromiso reúnen en todos los continentes a hombres, mujeres, familias, jóvenes, sacerdotes, laicos consagrados. 

Más información en http://www.schoenstatt.de