En las catequesis de la JMJ, los jóvenes descubren a Cristo

El cardenal Rodríguez Maradiaga explica que le pueden encontrar en la Eucaristía

| 2543 hits

MADRID, jueves 18 de agosto de 2011 (ZENIT.org).- “Cristo quiere ser descubierto y tratado como amigo. Él es el camino, la vida plena, la felicidad y la salvación”. Estas palabras han sonado como una novedad entre los más de miles jóvenes de varios países que las escucharon este jueves en Madrid.

Las pronunció en la mañana, en la Parroquia de la Sagrada Familia, durante la segunda catequesis del cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa y presidente de Caritas Internationalis.

Y lo que realmente ha resultado sorprendente para muchos de estos chicos y chicas, no todos asiduos practicantes, es que hay un lugar donde puede encontrarse realmente a Cristo, la Eucaristía.

Ha sido una de las numerosas catequesis que pastores de la Iglesia han ofrecido en diferentes lugares e idiomas haciendo de esta ciudad una capital espiritual de la juventud. La ofrecida por el cardenal Maradiaga ha sido continuación de la que también ayer ofreció a centenares de chicos y chicas (Cf. ZENIT, El cardenal Maradiaga presenta a los jóvenes un “GPS espiritual”).

Al igual que ha hecho el cardenal Maradiaga, los obispos catequistas han buscado que estas JMJ se conviertan en gran encuentro de los jóvenes del mundo con Cristo.

Cristo, cimiento de la vida

El purpurado en esta ocasión comentó la segunda parte del lema de esta JMJ: “Arraigados y edificados en Cristo”.

Explicó que así como nuestros edificios son cada vez más altos, también la vida de los hombres tiene altas aspiraciones para alcanzar las cuales es absolutamente fundamental contar con unos cimientos sólidos.

“Toda construcción –ha destacado– debe ser planificada en clave de contingencia para que cuando soplen las tempestades no sea arrastrada por ellas”.

“La vida es constantemente puesta a prueba a través de las crisis de índole personal, familiar y social, a través del relativismo y de una ética de conveniencia que pretende desarraigarnos y hacernos creer que solo es bueno aquello que nos satisface en el plano individual, pero --ha añadido-- la fe no es adhesión racional a una ideología sino el encuentro personal con Cristo, que vive en medio de nosotros, encuentro que se produce en  clave de amistad”.

Como ha indicado el cardenal Maradiaga, Cristo es el cimiento que nos permite afrontar las crisis que se producen y salir de ellas fortalecidos. Él, que vive en medio de nosotros, es el que sacia el mayor anhelo del hombre, su deseo más urgente de felicidad y de salvación.

El sello del cristiano y su pertenencia

El presidente de Cáritas Internationalis ha recordado a los jóvenes que “el cristiano es el que recibe un sello con el bautismo, es consciente de ello y consecuente con él”. “Somos de Cristo --ha dicho-- el lote de su heredad”.

El cardenal ha invitado a los jóvenes a responder a esa llamada de Cristo, comprometiéndose, como dice el Papa en su mensaje a los jóvenes con motivo de esta JMJ, aprendiendo a encontrar a Cristo en la Eucaristía donde se manifiesta su misericordia, sirviéndole en el pobre, en los enfermos, en las personas en dificultad y en cuantos tienen necesidad de ayuda.

“La vida es una canción y qué mejor director que Cristo para guiar la canción de nuestra vida”, aseguró el purpurado hondureño.