En Roma con el papa Francisco

Reflexiones de Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Cristóbal de Las Casas

San Cristóbal de las Casas, (Zenit.org) Felipe Arizmendi Esquivel | 596 hits

SITUACIONES

Escribo desde Roma, a donde he venido para una entrevista personal con el Papa Francisco. La solicité para tratarle algunos asuntos pendientes de la diócesis, como la situación de los indígenas, las traducciones al tseltal y tsotsil de varios textos de la Misa y la posible ordenación de nuevos diáconos permanentes. El decidió concedernos la audiencia el 12 de diciembre, en una fecha muy significativa.

Estando aquí, me doy cuenta del entusiasmo y la esperanza que ha despertado este Papa de origen latinoamericano, así como de algunas desconfianzas hacia lo que dice y se propone.

Su cercanía a la gente y su especial preocupación por los pobres, ha generado cariño y simpatía, no sólo hacia su persona, sino hacia la Iglesia. En Roma están sorprendidos por las enormes multitudes que acuden a escucharlo, a verlo y a estar cerca de él. En la audiencia general de este miércoles, de la cual soy testigo, hay que llegar con tiempo a la plaza de San Pedro, para poder entrar y tener un lugar. Y a pesar de ser invierno, la gente llega, espera, escucha y ora.

El Papa actual tiene un estilo que es muy propio de nuestros rumbos, pero que no entra en competencia con los modos de ser y de actuar del Papa Benedicto y de los anteriores; cada cual es reflejo de su cultura, de su historia, de su origen geográfico. Benedicto respondió a su ubicación cultural y lo hizo con gran acierto y profundidad. Su servicio era el que la Iglesia y el mundo requerían, y el tiempo se lo reconocerá más aún. Juan Pablo II fue otro modo muy pastoral, muy misionero y de grandes multitudes, sin desconocer su densidad teológica y bíblica, su cristología y su eclesiología.

Sin embargo, ya hay reacciones de quienes condenan al Papa Francisco como marxista; lo ven con desconfianza, e incluso lo condenan como poco ortodoxo. Son los juicios de quienes nada quieren que cambie en el mundo y en la Iglesia, porque peligran sus intereses. Cuando habla del lugar de los pobres, con una postura muy bíblica, profética y, por tanto, plenamente evangélica y cristiana, dicen que está abogando por una liberación extremista y peligrosa. Lo mismo tendrían que decir de Jesucristo y de los papas anteriores, pues desde León XIII, a fines del siglo XIX, todos han condenado la idolatría del dinero, las injusticias del capital, la anestesia que trae el consumismo. Si el Papa exige una reforma y una conversión, ellos no quieren cambiar, porque eso significaría tener que llevar otro estilo de vida, más sobrio, austero y justo.

ILUMINACION

El Papa Francisco, sin embargo, no sólo insiste en la conversión de los demás, sino también de su servicio al frente de la Iglesia:Dado que estoy llamado a vivir lo que pido a los demás, también debo pensar en una conversión del papado. Me corresponde, como Obispo de Roma, estar abierto a las sugerencias que se orienten a un ejercicio de mi ministerio que lo vuelva más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle y a las necesidades actuales de la evangelización. El Papa Juan Pablo II pidió que se le ayudara a encontrar «una forma del ejercicio del primado que, sin renunciar de ningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una situación nueva». Hemos avanzado poco en ese sentido. También el papado y las estructuras centrales de la Iglesia universal necesitan escuchar el llamado a una conversión pastoral. El Concilio Vaticano II expresó que, de modo análogo a las antiguas Iglesias patriarcales, las Conferencias episcopales pueden «desarrollar una obra múltiple y fecunda, a fin de que el afecto colegial tenga una aplicación concreta». Pero este deseo no se realizó plenamente, por cuanto todavía no se ha explicitado suficientemente un estatuto de las Conferencias episcopales que las conciba como sujetos de atribuciones concretas, incluyendo también alguna auténtica autoridad doctrinal. Una excesiva centralización, más que ayudar, complica la vida de la Iglesia y su dinámica misionera” (Evangelii gaudium 32).

COMPROMISOS

Estemos abiertos a lo que nos pida el Espíritu Santo por medio de este Papa, dispuestos a renovarnos en todo aquello en que seamos menos fieles al Evangelio.