En Roma, el III Congreso de movimientos eclesiales y nuevas comunidades

Convocados por el el Consejo Pontificio para los Laicos, tendrá lugar del 20 al 22 de noviembre

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 778 hits

Movimientos eclesiales y nuevas comunidades han sido convocados por el Consejo Pontificio para los Laicos a un Congreso mundial, en continuidad con los precedentes que se habían realizado en los años 1998 y 2006. En esta ocasión, el Congreso se celebrará en Roma del 20 al 22 de noviembre de 2014 y tendrá como tema “La alegría del Evangelio: una alegría misionera…” (cfr. Evangelii Gaudium, 21).

El dicasterio para los Laicos ha invitado a participar a los delegados de los movimientos eclesiales y nuevas comunidades más difundidos a nivel internacional. "El papa Francisco, con la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, ha abierto claramente una nueva etapa de la misión evangelizadora de la Iglesia, caracterizada por un impulso y alegría renovados. Nuestro Congreso significa precisamente la gozosa adhesión de los movimientos eclesiales y nuevas comunidades a la apremiante invitación del Papa a entrar en la 'dinámica de la salida misionera'", dice el comunicado publicado por el Consejo Pontificio.

Desde el dicasterio para los laicos, han querido recordar también, como motivación para el encuentro, las "fuertes palabras de ánimo que, en la solemnidad de Pentecostés de 2013, el papa Francisco dirigió a los movimientos eclesiales y nuevas comunidades antes del Regina Caeli: '¡Un don y una riqueza en la Iglesia!' y les invitó a llevar 'siempre la fuerza del Evangelio!' a no tener miedo y a conservar siempre 'la alegría y la pasión por la comunión en la Iglesia'.

Para esta ocasión, el Consejo Pontifico ha preparado una oración destinada a acompañar todo este período de preparación al Congreso. 

Oración por el III Congreso Mundial de los Movimientos Eclesiales
y las Nuevas Comunidades

Oh Dios, Padre nuestro,
que mediante tu Espíritu
y con inefable generosidad
enriqueces con dones siempre nuevos
a tu Iglesia,
esposa amada
de nuestro Señor Jesucristo.
Dirige tu mirada misericordiosa
sobre los movimientos eclesiales
y las nuevas comunidades,
a quienes has confiado multiformes carismas.
Confírmalos en tu santo servicio,
mantiene en ellos la fascinación
por la belleza del carisma recibido,
concédeles amor a la Iglesia,
docilidad ante los pastores,
paciencia y fortaleza en las tribulaciones,
ternura por los pobres y excluidos,
y socórreles y fortaléceles
en las debilidades humanas.

Infunde en sus corazones
la dulce y confortadora alegría
de evangelizar.
Guía el camino de preparación
hacia el III Congreso Mundial
de los Movimientos Eclesiales
y Nuevas Comunidades,
para que se convierta en el cenáculo
de un renovado Pentecostés.
El fuego de tu Espíritu reavive en ellos
el ardor y la pasión misionera
que el Santo Padre Francisco
desea para la Iglesia de nuestros días.
Que les acompañe siempre
la intercesión de María,
Madre de Jesús y Madre de la Iglesia,
estrella radiante de la evangelización y
humilde sierva de tu infinito Amor.
A ti, oh Padre, la gloria y el honor
por Jesucristo en el Espíritu Santo
ahora y por los siglos de los siglos.
Amén.