En una crisis europea similar a la actual, san Juan de Ávila alimentó los surcos del espíritu

Dijo el cardenal Rouco Varela en el encuentro de obispos europeos de St. Gallen

| 1423 hits

Por Nieves San Martín

ST. GALLEN, viernes 28 septiembre 2012 (ZENIT.org).- Sigue en St. Gallen, Suiza, la Asamblea Plenaria del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE), que se celebra del 27 al 30 de septiembre.

Durante la jornada de hoy, en rueda de prensa, comparecieron varios asambleistas, entre ellos el cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal de España, Antonio María Rouco Varela.

Preguntado por la situación del país y las últimas protestas en la calle, en Madrid, el cardenal Rouco les restó importancia, afirmando que las noticias son "exageradas" y se trata de "un pequeño grupo antisistema". "Todos vivimos la crisis en términos de familia, sectores de la sociedad, historias personales", comentó.

Comentando la situación que vive el continente europeo, el cardenal Rouco dijo: "La crisis es profunda, no solo económica, sino moral y en el fondo es una crisis espiritual que viene de lejos, podemos señalar los puntos claves donde se fue generando". En su opinión la sociedad ha ignorado el magisterio de la Iglesia lo que ha conducido a la situación actual. "Una Europa que no es capaz de dar la vida, sin niños; las personas mayores son la inmensa mayoría". "Los pecados se pagan", afirmó. "Sin historia de santidad, no hay historia de superación de crisis", señaló.

A una pregunta de ZENIT sobre la próxima proclamación de san Juan de Ávila como doctor de la Iglesia, el cardenal Rouco Varela lo definió como "un gran sacerdote español, un precursor".

"En el siglo XVI --recordó el presidente de la Conferencia Episcopal Española--, que es un siglo de concilio, de renovación, de reforma ante una crisis europea muy grave. Europa se rompe no sólo políticamente, sino espiritual y eclesialmente. Ha habido figuras que dentro de esa historia estaban alimentando los surcos del espíritu y una de ellas era san Juan de Ávila".

Reiteró su definición del nuevo doctor como "un gran sacerdote" y destacó que "fue confesor o director espiritual de san Ignacio de Loyola, de santa Teresa de Jesús, fundador de colegios mayores para universitarios, director espiritual y apóstol de muchas almas. En España se le llama el Apóstol de Andalucía. Y el himno que cantaremos si Dios quiere el sábado dice así: 'Apóstol de Andalucía, el pueblo de Dios te aclama...'".

Sobre la utilidad de proclamar doctor hoy a un santo del siglo XVI, cuando estamos en el siglo XXI, hecha por otro periodista, el cardenal respondió: "Pues la misma, si seguimos el camino de san Juan de Ávila de renovación espiritual, de renovación interior, de oración profunda, de conexión clara con la gran experiencia cristiana de lo místico". Aludió a la célebre frase del teólogo Karl Rahner, quien dijo que el cristiano del siglo XXI será místico o no será. "¿Será o no será?", se preguntó el cardenal Rouco.