Encuentro de más de 120 obispos de Asia con el Camino Neocatecumenal

Una realidad para la evangelización en ese continente

| 1855 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 23 abril 2002 (ZENIT.org).- Un encuentro entre obispos asiáticos y los iniciadores del Camino Neocatecumenal llegó a una conclusión clara, informa Radio Vaticano: esta nueva realidad eclesial puede desempeñar un papel importante en la misión evangelizadora de la Iglesia en Asia.



En el encuentro, que se celebró en Kota Kinabalu, Malasia, del 9 al 13 de abril, participaron más de 120 obispos, acompañados por equipos de catequistas itinerantes y por los iniciadores del Camino, Kiko Argüello y Carmen Hernández.

Los participantes procedían de Filipinas, Corea, Japón, Vietnam, Mongolia, Laos, Indonesia, Malasia, Brunei, Pakistán, Sri Lanka, Taiwán, Tailandia, y Turkmenistán. Se les añadieron además cinco obispos provenientes de Australia y algunos de Oceanía. La delegación más numerosa procedía de la India, con 52 obispos presentes.

Los debates giraron en torno a dos preguntas fundamentales: cómo evangelizar Asia y qué es el Camino Neocatecumenal.

Para la mayoría de los participantes, era el primer contacto con esa realidad. De hecho, como explicó Argüello en su carta de invitación, el objetivo del encuentro era precisamente «mostrar concretamente a los obispos asiáticos la manera en que el itinerario del Camino puede dar su contribución a la evangelización» de ese continente.

El cardenal Crescenzio Sepe, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, dirigió una carta a los participantes en la que subraya que el Camino Neocatecumenal puede ser considerado como uno de «los válidos instrumentos» surgidos tras el Concilio «para que la Iglesia pueda responder a esa búsqueda de plenitud de vida y de paz propia del hombre contemporáneo».

El cardenal Paul Shan, obispo de Kaohsiung (Taiwán), en la homilía de la misa conclusiva del encuentro afirmó: «El Concilio Vaticano II ha sido como un tifón. En los países del pacífico conocemos bien la violencia de los tifones. Muchas ramas caen de los árboles. Pero el tifón limpia el bosque. Cuando termina, crecen ramas nuevas con más vitalidad y con más frutos. El Camino Neocatecumenal es una verdadera renovación según la tradición apostólica para servir a la Iglesia».

Fundado hace 38 años en España, el Camino Neocatecumenal está presente hoy en Asia con más de 750 comunidades en 16 naciones y 75 diócesis. El encuentro con los obispos asiáticos es el sexto organizado por el movimiento con los obispos de diferentes continentes.