Encuentro de Taizé: París acoge a 80.000 jóvenes

Celebran el año nuevo orando por la paz

| 896 hits

PARÍS, 1 enero 2003 (ZENIT.org).- La noche del 31 de diciembre, unos 80.000 jóvenes recibieron en París el año nuevo orando por la paz, como ya es tradición en los encuentros que organiza la Comunidad de Taizé.



Más de la mitad de estos jóvenes, en buena parte europeos, de entre 17 y 30 años, proceden de antiguos países comunistas --Polonia, República Checa, Hungría, Rusia y Ucrania--, según ha confirmado la «comunidad ecuménica internacional» creada en 1940 por los monjes de esta comunidad creada en la localidad de Taizé (cerca de Cluny, Borgoña).

Los jóvenes católicos, ortodoxos y protestantes, reunidos «en la misma esperanza», se han hospedado durante los cinco días que ha durado el encuentro en casas de familias de París que han ofrecido acogida.

El programa de sus jornadas estaba cargado: en las mañanas, participaban en encuentros de oración y de intercambio de experiencias sobre los «signos de esperanza» en 400 puntos de acogida diseminados por la capital francesa. En la tarde, se encontraron en el Parque de las Exposiciones de la Puerta de Versalles para participar en encuentros temáticos en 23 idiomas.

Otros encuentros de reflexión se organizaron en numerosas iglesias de París, así como en el Senado, en la Sorbona, y en el ayuntamiento.

«¿No vemos surgir, incluso en las situaciones más problemáticas del mundo, algunos signos de una innegable esperanza?», preguntaba el hermano Roger, fundador de la Comunidad, en su Carta 2003, texto utilizado en estas jornadas.

Profundizar en la fe y prepararse para asumir responsabilidades fueron los objetivos centrales de esta cita.

«Acudir a las fuentes de la confianza, construirla entre los pueblos y entre las culturas, transformarse en testigos de esperanza y constructores de paz hoy y mañana» han sido algunos de los temas centrales de estos días, según el hermano Émile, encargado de la organización del encuentro.

«Amigos míos, hermanos y hermanas, para Europa --cuyos pueblos en el pasado recibieron el gozo del Evangelio-- he aquí mensajeros que Cristo envía», afirmó el cardenal Jean-Marie Lustiger este lunes ante los 80.000 participantes presentes en la oración común de la tarde.

«Vosotros sois los depositarios de su único tesoro: el Amor de Jesús, el Mesías que quita el pecado del mundo --continuó el purpurado--, la esperanza de todos los pueblos. Donde hay odio, mostrad la fuerza del amor. Compartid las riquezas que nuestro Padre del Cielo os ha confiado».

«Dios os ha confiado el secreto de la vida, el secreto del Amor, Jesús, su hijo y nuestro hermano. Avanzad valientemente hacia el futuro: Jesús está siempre con vosotros hasta el fin del mundo», invitó el arzobispo de París.

Los jóvenes acogieron las palabras del prelado en medio de un absoluto silencio, mientras se traducían en distintos idiomas: italiano, ruso, portugués, búlgaro, alemán o letón, entre otros.

En otro momento, el hermano Roger expuso a los jóvenes reunidos en París: «A menudo preguntamos: “Dios de misericordia, ¿cuál es la llamada que me haces en la vida?”. Dios espera de cada uno de nosotros que seamos durante toda la vida portadores de alegría y de paz, de una profunda compasión por los demás».

Ante una llamada así, pueden surgir dudas sobre la propia perseverancia. «Entonces no olvidamos: también en los momentos de oscuridad, Dios nos repite siempre: “Que vuestro corazón no tenga temor. ¡A través del Espíritu Santo, Yo estoy con vosotros!”», recordó el hermano Roger.

Todas las jornadas están caracterizadas por la oración y los cantos típicos de la comunidad de Taizé.

El Papa Juan Pablo II; el patriarca ortodoxo de Moscú, Alejo II; y Bartolomé I, patriarca ecuménico ortodoxo de Constantinopla, Kofi Annan, secretario general de las Naciones Unidas, son algunos de los personajes que han enviado mensajes a los jóvenes participantes con motivo de este encuentro.

Desde 1978 --la primera cita fue en París--, el encuentro europeo que tiene lugar a finales de cada año puede reunir hasta cien mil jóvenes durante cinco días en una gran ciudad de Europa del Este o del Oeste (Budapest 2001, Barcelona 2000, Varsovia 1999, Milán 1998, Viena 1997...) en la que son acogidos por las parroquias.

En ocasiones hay encuentros en otros continentes, como los organizados en Madrás (India), Manila (Filipinas), Dayton (EE. UU.) o Johannesburgo (Sudáfrica).

Más información en http://www.taize.fr.