Encuentro entre representantes israelíes y palestinos en Roma

Líderes de las dos partes analizan informalmente «un destino común»

| 537 hits

ROMA, 18 dic 2000 (ZENIT.org).- La esperanza de paz para Tierra Santa ha tenido hoy una cita en Roma: Itzchak Herzog, secretario general del gobierno israelí, y Nabeel Amr, ministro palestino para las relaciones con el Parlamento de la Autonomía, participaron hoy un encuentro informal sobre el tema «Un destino común».



El encuentro de paz y reconciliación tiene lugar gracias a la iniciativa de la región italiana del Lazio, a la que pertenece la Ciudad Eterna. Este gobierno regional ha dado vida al centro «Dionysa por el arte y la cultura», un espacio para la promoción del diálogo entre culturas y religiones.

Desde ayer por la noche, durante tres días, las tres religiones hijas de Abraham reflexionan sobre las condiciones de posibilidad del perdón. Los participantes son líderes religiosos, políticos e intelectuales, que representan a toda la cuenca del Mediterráneo.

Entre los representantes religiosos cabe señalar la presencia del rabino David Rosen, político israelí y director de la «Antidiffamation League», quien acompañó a Juan Pablo II en su peregrinación al Yad Vashem, el memorial del Holocausto judío, y al Muro de las Lamentaciones de Jerusalén. Junto a él estarán presentes miembros de esa «Comisión interreligiosa» creada por el gobierno de Israel tras la visita del Papa, como laboratorio y puente hacia el catolicismo. Hasta antes de su creación, de hecho, el diálogo entre judíos y católicos se había dejado, por parte israelí, a la iniciativa de las comunidades judías de cada país.

La Autonomía Palestina también se encuentran bien representada en este diálogo, pues Amr viene acompañado por políticos palestinos de primer rango.

La iniciativa tiene lugar en Roma, gracias a la disponibilidad del Ayuntamiento y gobierno regional y con pleno apoyo de la Santa Sede. Los conciertos y encuentros en programa cuentan con la asesoría del padre Silvano Maggiani, rector del Intistuto Pontificio Teológico Mariano.

Ayer por la noche, tuvo lugar un concierto con música compuesta para la ocasión por Goran Bregovich, artista nacido en Sarajevo de madre serbia y padre croata.

Esta mañana, se celebró un intenso momento de diálogo interreligioso, dedicado al «Perdón en la familia de Abraham». Los participantes escucharon el testimonio de dos hombres que han abandonado las armas y han emprendido el diálogo y el perdón: Bassam Abi Sharif, ex terrorista de la Organización para la Liberación de la Palestina, y Uzi Mahanaimi, ex agente del Mossad. Juntos han escrito un libro que lleva por título «Mi mejor enemigo».

A continuación, tuvo lugar un debate en el que participó, entre otros, el obispo Walter Kasper, secretario del Consejo Pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos.

Pero los más esperados fueron precisamente Itzchak Herzog y Nabeel Amr. Estimularon los testimonio Ivo Markovich, del Consejo Interreligioso de los Franciscanos en Bosnia, así como Amos Luzzatto, presidente de las comunidades judías en Italia, y Abdalá Redouane, secretario general del Centro Cultural Islámico de la Mezquita de Roma. Quedó claro en las intervenciones que el único futuro posible para israelíes y palestinos pasa por el diálogo y la convivencia.

Fuentes de la Región del Lazio esperan que el encuentro concluya con un reconocimiento de las culpas cometidas por los unos contra los otros. El ejemplo, explican estas mismas fuentes, es el «mea culpa» pronunciado por Juan Pablo II el 12 de marzo pasado.