"Enseñando en el liceo aprendí a ser más hermano y padre"

El prefacio del cardenal Bergoglio a un libro sobre los años en que era docente de secundaria

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1108 hits

El papa Francisco, cuando aún era el arzobispo de Buenos Aires, escribió una introducción para el libro 'De la edad feliz' escrito por un amigo argentino, el literato Jorge Milia, sobre los alumnos del liceo en el que Bergoglio durante por dos años. La misma fue publicada ayer en el diario del Vaticano L'Osservatore Romano.

Bergoglio que era profesor de literatura y psicología en el Instituto de la Inmaculada Concepción de la ciudad de Santa Fé, de 1964 a 1965, le agradece a la escuela, en el prefacio del libro 'De la edad feliz', del escritor argentino Jorge Milia, por haberle enseñado a ser “más hermano y más padre”.

El futuro papa escribió: “los conocí a todos cuando tenías 16 o 17 años. Fueron mis alumnos de literatura y psicología durante el cuarto y quinto año de la secundaria. Eran jóvenes vivaces y creativos. El ejercicio literario que les pedía era el de escribir cuentos”.

Me impresionó -indica el entonces sacerdote- la capacidad narrativa de estos jóvenes. Y cuenta que seleccionó algunos algunos de las historias que habían escrito y “se las mostré a Borges. También él se quedó impresionado y alentó para que publiquen los textos”, y además precisa “quiso escribir de su puño y letra el prefacio”.

El cardenal Bergoglio escribió:“¿Podemos decir que eran pequeños genios? No quiero exagerar, lo que sí estoy seguro es que eran normales. Les quise mucho. No me eran, ni me son indiferentes. El tiempo ha pasado y no me he olvidado de ellos. Algunos ya están delante de Dios: el primero Felipe Adjad 'el turco' como lo llamaban”.

“Mientas escribo el prefacio a esta publicación, quiero como primera cosa -indica Bergoglio- agradecerle a Dios por haber compartido con ellos dos años de mi vida. Agradecerles por todo el bien que me hicieron, especialmente por haberme obligado y enseñado a ser más hermano y más padre. Quiero también expresar mi deseo de que sus vidas hagan historia más allá de la historia personal de cada uno. Que hagan historia como grupos inspirando a tantos jóvenes en el camino creativo”.

La viuda de Jorge Luis Borges, María Kodama, recordó en una reciente entrevista que cuando Bergoglio era profesor de literatura, lo invitó a realizar lecciones en su liceo y conversaron mucho. Sobretodo de Dostoevskij y del escritor argentino Leopoldo Marecha. Añade que “a Bergoglio le gustaban mucho los escritos de Borges”.