Entidad católica debe cubrir la contracepción, dicta la Corte Suprema de California

| 420 hits

SAN FRANCISCO, jueves, 4 marzo 2004 (ZENIT.org).- Ha suscitado críticas la sentencia de la Corte Suprema de California según la cual una institución de beneficencia católica debe ofrecer respaldo económico para el control de la natalidad de sus empleados, aunque la contracepción vaya contra las enseñanzas de la Iglesia.



Se trata de la primera sentencia de este tipo dictada por una Corte Suprema estatal, y algunos expertos consideran que podría afectar a miles de trabajadores de los hospitales católicos y de otras instituciones impulsadas por la Iglesia en California; la decisión además podría animar a otros Estados a introducir disposiciones similares.

La Corte de California establece que la organización «Catholic Charities», de Sacramento, no tiene la posibilidad de eximirse por motivos religiosos del mandato estatal relativo a la contracepción porque emplea a trabajadores no católicos y ofrecen asesoramiento y ayuda a la gente independientemente de sus creencias religiosas.

Mark Chopko, consultor general de la Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos, declaró a «Catholic News Service» que, aparte de las implicaciones prácticas para las instituciones eclesiales afectadas, la «doctrina más peligrosa de la sentencia es que un Estado puede decidir qué es y qué no es una institución religiosa».

«Esto sienta un precedente muy peligroso para la religión en general», observó.

Reaccionando a la decisión de la Corte de California, el martes el director ejecutivo de la Asociación Médica Cristiana, el doctor David Stevens, advirtió que «las organizaciones religiosas deben mantener la libertad de seguir sus propias convicciones éticas y religiosas en cuestiones como el control de la natalidad».

«La clave aquí no es la importante cuestión de la ética en el control de la natalidad, sino la libertad fundamental de seguir los dictados de la propia conciencia y de las enseñanzas del credo religioso. Este caso representa un ejemplo de los intentos de poner fuera de juego a las organizaciones religiosas», subrayó.

«Por un lado, se combaten leyes que permitirían a las organizaciones religiosas restringir la admisión de personal a aquellos que siguen sus enseñanzas religiosas», advirtió el doctor Stevens. «Por otro lado --añade--, tan pronto como estas organizaciones admiten a otros, se dice que ya no están basadas en el credo y que pierde la libertad de religión y de conciencia».

«Se trata de una enorme hipocresía, pero no es sorprendente, dado que los activistas del aborto intentan imponer sus programas políticos a todo el que esté en desacuerdo con sus puntos de vista», reconoce.

«Planned Parenthood» y otros grupos que respaldan el aborto han alentado las disposiciones sobre la contracepción y han combatido tenazmente las leyes que tutelan la libertad de conciencia.