Entregados en la ONU los reconocimientos de la fundación «Sendero para la Paz»

Entre los galardonados, la Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo y el director de Zenit

| 1086 hits

NUEVA YORK, miércoles, 14 junio 2006 (ZENIT.org-El Obsevador).- La misión de la Santa Sede en las Naciones Unidas consiste en la promoción de la paz y de la justicia, a la luz de la Doctrina Social, afirmó el cardenal Renato Raffaele Martino, presidente del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, en la ceremonia de entrega de los reconocimientos de la Fundación «Path to Peace» (Sendero para la Paz).



La institución tiene por objetivo apoyar la Misión Permanente de la Santa Sede ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), suscitando la ayuda y la comprensión entre los pueblos y personas.

El mismo nombre se da al premio que, en la edición de este año, ha recibido la Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo, en particular por su promoción de la paz a través del microcrédito.

En esta ocasión, la Fundación asignó además el reconocimiento «Servitor pacis» («Servidor de la paz») a tres personas: Jesús Colina, director de Zenit; Gary L. Krupp, fundador de la Fundación «Pave the Way» para el diálogo entre judíos y cristianos; y al embajador Dino Samaja, presidente del Consejo de Dirección de FARMASA, quien, como Caballero de Malta, se ha destacado por importantes obras humanitarias en América Latina.

Los galardonados recibieron el reconocimiento de manos del arzobispo Celestino Migliore, presidente de la Fundación «Path to Peace», nuncio apostólico, observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas.

El cardenal Martino reveló que él mismo había sido testigo de la obra de ayuda que la Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo, así como su esposo, el Príncipe Enrique, realizan en varios campos. En particular, mencionó su compromiso en los campos de refugiados de Camboya y Tailandia.

En una cena de gala celebrada en la terraza principal de la sede de la ONU en Nueva York, el cardenal Martino alentó a su sucesor en la Misión Permanente de la Santa Sede ante este organismo multilateral, el arzobispo Migliore, a continuar por el camino de la promoción del entendimiento y de la contribución de la Iglesia católica en este foro multilateral.

Durante la recepción, que convocó a los miembros de la Fundación «Path to Peace», invitados especiales y cuerpo diplomático acreditado ante la ONU, el cardenal Edward Egan, arzobispo de Nueva York, reconoció la intensa labor diplomática y humanitaria de la Santa Sede, y el decidido trabajo en el interior de la ONU que realizó el cardenal Martino y que ahora continúa el arzobispo Celestino Migliore.

La Fundación «Path to Peace» ha premiado, desde 1993, a personalidades como el rey Balduino de Bélgica; Corazón C. Aquino, ex presidenta de Filipinas; Lech Walesa, ex presidente de Polonia; Kofi Annan, secretario general de las Naciones Unidas, o al cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado del Vaticano.

Desde 1995 premia con el «Servitor Pacis» a personas destacadas en la expansión del pensamiento de la paz y el entendimiento entre los pueblos y las religiones de todo el mundo.