Entrevista al nuevo director del Observatorio Astronómico Vaticano

«La Iglesia no le tiene miedo a la buena ciencia»

| 1496 hits

TUCSON (ARIZONA) , jueves, 24 agosto 2006 (ZENIT.org).- Es el astrónomo del Papa. El padre José G. Funes (Córdoba, Argentina, 1963), jesuita licenciado en teología y doctor en Astronomía, desde este mes de agosto dirige el Observatorio Astronómico Vaticano, el más antiguo del mundo.



Cuenta el padre Funes en esta entrevista concedida a Zenit que «un instituto como el nuestro, al servicio ya de diez Papas, es un claro testimonio de que la Iglesia no le tiene miedo a la buena ciencia, a la ciencia de calidad, al contrario, la promueve».

--¿Qué orientación quiere dar como nuevo director al Observatorio Astronómico Vaticano?

--P. Funes: En primer lugar agradezco a Dios y al Santo Padre que me llama a servir como director de una institución de tradición y prestigio reconocidos por la comunidad astronómica internacional.

Es una gran responsabilidad continuar con la excelente tarea que el padre George Coyne ha desarrollado como director durante 26 años.

El Observatorio Vaticano que recibo goza de una salud muy buena, que se manifiesta en la investigación científica, la organización de congresos internacionales científicos, escuelas de doctorado para estudiantes de todo el mundo y en la promoción del diálogo ciencia-fe.

Mi intención es la de continuar con estas actividades que son un signo de la presencia de la Iglesia en el mundo de las ciencias. Esta misión imposible se hace posible con la ayuda insustituible de mis hermanos jesuitas.

Como jesuitas queremos servir al Santo Padre y a la Iglesia, allí donde seamos más útiles. En nuestro caso, nuestro servicio es muy específico. Nuestra misión consiste en caminar junto con nuestros colegas astrónomos.

Queremos participar del cansancio de la búsqueda, del entusiasmo y de la alegría que comporta el descubrimiento científico. Queremos aprender cada día un poquito más sobre las maravillas del universo que narran la gloria de Dios.

--¿El Observatorio Vaticano debemos situarlo en Castel Gandolfo o en Arizona?

--P. Funes: El Observatorio Vaticano es un único instituto que consta de la sede histórica de Castel Gandolfo, donde se realizan análisis de datos, las escuelas y distintos congresos. Es un honor poder ser huéspedes en la casa del Papa. Estamos muy agradecidos al Santo Padre por todo su apoyo y esperamos poder corresponder con nuestro trabajo a tan grande privilegio.

En Arizona tenemos un grupo de investigación y el telescopio que utilizamos para nuestras observaciones. Es importante para nosotros poder colaborar con el Departamento de Astronomía de la Universidad de Arizona, uno de los centros astronómicos más destacados del mundo. Algunos de nosotros dictamos clases en la Universidad.

--Es especialista en los discos de las galaxias: ¿de qué se ocupa, principalmente, su campo de estudio?

--P. Funes: En el año 2000 terminé mi doctorado en astronomía en la Universidad de Padua sobre el tema «Cinemática del gas en las regiones centrales de las galaxias con disco». Traducido a un lenguaje menos técnico, la tesis presentaba los resultados que obtuvimos al «pesar» los agujeros negros súper masivos que se encuentran en el centro de las galaxias con disco.

En los últimos años he trabajado en el estudio de la formación estelar en las galaxias cercanas, aquéllas que no se encuentran a una distancia mayor de 50 millones de años-luz. La formación estelar es un tema clave para poder entender el proceso de formación y evolución de las galaxias.

En el año 2000 trabajé en la organización de un congreso internacional sobre la formación y evolución de las galaxias con disco que el Observatorio Vaticano organizó en la Universidad Gregoriana en Roma. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, es una galaxia con disco.

Actualmente estoy organizando otro congreso sobre el mismo tema, allí se discutirán los resultados más recientes. Este congreso tendrá lugar también en la Universidad Gregoriana en octubre del 2007.

--¿Qué les diría a los astrónomos que consideran incompatible ser creyente y científico?

--P. Funes: No sólo a los astrónomos sino también a todos los que piensan de este modo suelo decirles que yo no veo que haya contradicción entre ciencia y fe. Si creo que hay tensiones y que es sano experimentar tensiones, pues nos ayudan a crecer.

Soy consciente de que ha habido conflictos y los habrá, pero no debemos tenerle miedo al conocimiento científico.

Un instituto como el nuestro, al servicio ya de diez Papas, es un claro testimonio de que la Iglesia no le tiene miedo a la buena ciencia, a la ciencia de calidad, al contrario, la promueve.

--Cuando tiene tiempo libre, ¿se divierte viendo películas como «La guerra de las Galaxias»?

--P. Funes: Sí, me divierten, aunque no soy un fanático del género.