Enviado papal pide a los católicos chilenos ser «agentes de reconciliación»

El cardenal Darío Castrillón clausuró el Congreso Eucarístico Nacional

| 317 hits

SANTIAGO DE CHILE, 1 dic 2000 (ZENIT.org).- El Cardenal Darío Castrillón Hoyos, enviado especial del Santo Padre Juan Pablo II para la Clausura del Congreso Eucarístico, hizo una invitación a los católicos chilenos a convertirse en agentes de reconciliación en el país.



La exhortación del purpurado colombiano tuvo lugar en la "Misa por Chile" que presidió el pasado 26 de noviembre en el Parque O´Higgins de la capital.

Durante la homilía, el Cardenal destacó la capacidad de superar en la fe las diferencias, incluso la violencia, al recordar la actitud del Papa Juan Pablo II en ese mismo lugar en 1987, cuando se desataron enfrentamientos entre manifestantes y la policía al término de la misa de beatificación de Sor Teresa de Los Andes.

El cardenal repitió las palabras que entonces improvisó el pontífice: «¡El amor es más fuerte!, ¡El amor es más fuerte!».

Esta reconciliación, según el purpurado, debería ser uno de los frutos de este Jubileo en el que Chile ha celebrado su Congreso Eucarístico Nacional.

«La imagen del Cristo Peregrino ha recorrido los caminos de Chile --recordó--. Ha visitado las casas donde había pan y aquellas en las que faltaba hasta lo más necesario para vivir. Ha llevado conforto a los hospitales; ha llegado a las minas, a las fábricas, a las cárceles y a las oficinas; ha estado en colegios, clubs deportivos, sindicatos».

«Jesús es la Palabra que Dios tenía que decir al mundo --añadió--. Es Dios mismo que ha venido a compartir nuestra existencia de cada uno...».